Público
Público

El cambio en el Gobierno tira fuerte del PSOE

La distancia con el PP se estrecha 5,4 puntos, pero la ventaja de Rajoy sigue siendo holgada en las encuestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cambio de Gobierno ha sentado bien a José Luis Rodríguez Zapatero y a su partido, el PSOE. Al menos, le ha servido para tomar aire y frenar la sangría de votos que se había acelerado desde mayo de este año, cuando anunció un recorte sin precedentes del déficit público. La curva descrita por el último Publiscopio lo indica de forma terminante: la brecha histórica de 13,4 puntos que separaba a socialistas y conservadores a comienzos de octubre se ha reducido en 5,4 puntos. Ahora, la ventaja del PP sobre el PSOE, aunque aún es muy holgada, se queda en ocho puntos exactos.

El Publiscopio, realizado entre el 2 y el 11 de noviembre a partir de 2.402 entrevistas, refleja el estado de ánimo de la ciudadanía justo después de que Zapatero, el 20 de octubre, acometiese una profunda remodelación de su Gabinete, situando en primera línea a Alfredo Pérez Rubalcaba como vicepresidente primero y portavoz. Y lo que muestra es, pues, una mejoría del PSOE y del Ejecutivo en varios indicadores. El más visible es la estimación del voto: del 29,4% del último sondeo pasa en menos de un mes al 33,2%. Es decir, un 3,8% más. En octubre, los socialistas sufrían su peor momento electoral, con el recuerdo aún latente de la huelga general del 29 de septiembre, convocada por los que habían sido sus aliados hasta la primavera, UGT y CCOO.

Los socialistas obtendrían un 33,2% de los votos; el PP, el 41,2%

El de noviembre es el primer ascenso electoral del PSOE que describe un Publiscopio desde mayo de 2009, poco antes de los comicios al Parlamento Europeo.

El PP acusa parcialmente esa remontada del PSOE: el 42,8% de octubre se queda en el 41,2% tras el cambio de Gobierno. Es decir, que pierde 1,6 puntos. Los dos partidos, con su 33,2% y su 41,2%, se sitúan en cotas prácticamente idénticas a las registradas en junio de 2010.

IU baja al 6,5%, pero su crecimiento desde 2008 se cifra en casi tres puntos

Si se atiende a la intención declarada de voto la que está desprovista de un tratamiento posterior de los datos, se observa igualmente el tenue repunte del PSOE. Aumenta de golpe casi tres puntos (del 16,3% al 19,2%), al tiempo que los conservadores decaen cuatro décimas (del 27,3% al 26,9%).

Pese a la mejoría de la última encuesta, la radiografía de la legislatura es negativa para los socialistas, que han perdido 10,4 puntos desde las elecciones generales de marzo de 2008. El PP no ha crecido en absoluto en la misma proporción, apenas un 1,1%. En estos algo más de dos años y medio, se ha mantenido, con suaves subidas y bajadas, en el entorno del 40% de voto.

Izquierda Unida, consolidada como tercera fuerza política, no acaba de recoger todos los votos perdidos por el PSOE. De hecho, acumula dos Publiscopios con retrocesos: de su cima del 7,5% de junio de 2010, pasó al 6,9% en octubre y ahora, al 6,5%. Vuelve así a los registros de mayo. En toda la legislatura, su crecimiento se cifra en 2,7 puntos.

Zapatero deja de ser el líder político con peor puntuación ciudadana

Unión, Progreso y Democracia, el partido de Rosa Díez, continúa su línea de descenso. Si hubiese elecciones hoy, obtendría un 4,5%, nueve décimas menos que hace un mes y casi dos puntos por debajo de su máximo en la serie, en mayo de este año. Son, no obstante, más de tres puntos de crecimiento respecto a 2008.

El Publiscopio dibuja un mal pronóstico para Convergència i Unió y Esquerra Republicana de Catalunya, precisamente pocos días antes de que se celebren las elecciones autonómicas catalanas. Los convergentes rompen su senda de expansión, ininterrumpida desde octubre de 2009, y caen ocho décimas, desde el 4,8% hasta el 4%. Mientras, los republicanos sufren un castigo de tres décimas. El 1,1% de octubre se ha contraído hasta el 0,8% de noviembre.

ERC, como el resto de fuerzas nacionalistas, experimenta ligeros avances y retrocesos, siempre sobre el eje del 1%. Eso le ocurre al PNV, que sube una décima si se compara este último sondeo con el barómetro de octubre, pero en cambio son dos décimas por debajo del resultado pronosticado el pasado junio. Cierra la lista el BNG, que hoy lograría el 1,3% de los sufragios, una décima menos de lo previsto hace un mes. Así, contabiliza un año ya con una estimación de voto igual o superior al 1%.


El revulsivo del cambio de Gobierno ha supuesto también una tímida mejora en la valoración ciudadana del presidente del Gobierno. Zapatero obtiene una nota media de 3,4, apenas una décima más que antes de la remodelación de su Ejecutivo. Es la misma calificación que tenía adjudicada en junio de este año. El ligero repunte de su puntuación, junto a la bajada sufrida por el presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha hecho que el presidente salga del furgón de cola. Sube un escalón y se coloca como sexto líder político en valoración.

Una décima gana Zapatero y una décima pierde Rajoy. La nota del PP cae desde el 4,2 hasta el 4,1, todavía siete décimas por delante del jefe del Ejecutivo. En la escala, se mantiene como el tercer dirigente en apreciación ciudadana.

Lidera la lista de puntuaciones Rosa Díez, con un 4,7, que pierde una décima, seguida de Artur Mas, presidente de CiU (4,3, igual que en octubre). Tras Rajoy, se ubica el coordinador de IU, Cayo Lara (3,8, frente al 3,7 de hace un mes); el presidente del PNV, Iñigo Urkullu (3,6). Cierran la tabla Zapatero y Puigcercós, cuya nota desciende al 3,2.