Público
Público

Las camisetas verdes se confiesan culpables ante el juez

Oleada de solidaridad en apoyo de los denunciados por usar esta prenda el 20-N

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Emilia (nombre ficticio) lleva 17 años ejerciendo como profesora de enseñanza Secundaria en un instituto público de Madrid. La política de recortes emprendida por la presidenta Esperanza Aguirre es la razón por la que en las elecciones del 20-N decidió acudir a su colegio electoral con la camiseta verde que ha caracterizado la lucha de docentes, padres y alumnos en defensa de la enseñanza pública en la comunidad y en la que puede leerse 'Escuela pública de tod@s y para tod@s'.

'Al llegar a la mesa la presidenta nos dijo que no podíamos votar porque estábamos haciendo propaganda electoral. Le dimos la vuelta a la camiseta y tampoco nos dejó. Entonces, un policía, sin pedírmelo, me cogió el DNI y la tarjeta del censo', cuenta Emilia. El lunes, recibió un telegrama en el que la Junta Electoral de Zona de Madrid le recordaba que había incumplido 'la prohibición de difundir propaganda electoral' en el momento de depositar su voto.

Una profesora afectada dice que la denuncia es un 'total absurdo'

En el escrito, la Junta explica que ha contrastado los hechos con el informe de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, en el que consta que a los afectados 'se les hizo saber el acuerdo' de este órgano electoral 'al amparo de lo dispuesto en el artículo 53 de la LOREG' sobre la 'prohibición de difundirse propaganda electoral' y que este precepto fue incumplido. La Junta ofreció a los afectados un plazo de 48 horas para presentar alegaciones.

Sin embargo, el 20-N la Junta Electoral de Zona de Madrid prohibió a los miembros de mesa electoral, apoderados o interventores que exhibieran 'un tipo de camiseta verde con algunas connotaciones políticas relativas a la enseñanza', pero no hizo alusión alguna a los votantes.

Unas 200 personas han sido acusadas de incumplir la Ley Electoral

Los afectados presentaron distintos modelos de alegación, pero todos coincidieron en que la camiseta verde no es 'propaganda electoral' sino 'defensa de la educación pública' y que su derecho a la libertad de expresión está recogido en la Constitución, incluso en jornada electoral.

Emilia, que al final consiguió ejercer su derecho al voto cuando lo hizo con una prenda que tapaba la camiseta verde, dice que lo ocurrido es un 'total absurdo', pero admite que esta situación le está creando 'mucha ansiedad' y que 'teme las represalias', por lo que evita hacer pública su identidad.

En señal de apoyo a los alrededor de 200 ciudadanos que según CCOO han recibido estos telegramas, varias decenas de personas acudieron ayer a los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid, para autoinculparse de la misma infracción que supuestamente han cometido sus compañeros.

Entre ellos está Fernando Rodríguez, profesor del Instituto Juan de la Cierva. Él también acudió a votar con la prenda verde, pero no tuvo problemas. 'Fui a ejercer dos derechos constitucionales: votar y defender la educación pública', asegura. No obstante, ayer presentó un escrito en que aseguró haber cometido la misma infracción que los afectados. 'Denunciar a personas por ejercer un derecho es antidemocrático', insiste.

Paco García, secretario de Enseñanza de CCOO Madrid, calificó de 'intimidatorio' este requerimiento y aseguró que 'si hay una formación a la que le molesta el lema es porque quizá está fuera de los preceptos constitucionales'. Eulalia Vaquero, diputada de IU en la Asamblea de Madrid, también acudió a los Juzgados a dar su apoyo a los denunciados. 'Se está vulnerando un principio fundamental, el de la libertad de expresión', denunció. Asimismo, aseguró que el lema de las camisetas 'lo contiene la Constitución y no está ligado a ningún partido'.