Público
Público

Camps celebrará "un gran acto" a favor de los toros

El Gobierno valenciano dice que son una "seña de identidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Primero fue el anuncio de la declaración de las corridas de toros como Bien de Interés Cultural (BIC), siguiendo el ejemplo de la Comunidad de Madrid. Después dejaron bien claro que 'ni la fiesta nacional ni los bous al carrer [vaquillas] corren peligro' en el País Valencià. Ayer, el Gobierno que preside Francisco Camps (PP), dio un paso más en su campaña en defensa de las corridas de toros al anunciar la celebración de 'un gran acto del mundo de los toros en la comunidad'.

El objetivo de la jornada, que en principio se celebrará el próximo mes de octubre, es el de trasmitir a la opinión pública 'el contenido tradicional, cultural y popular desde el punto de todos los sectores implicados de manera socio-económica en el ámbito taurino', según avanzó ayer el consejero de Gobernación, Serafín Castellano. Para el Ejecutivo de Camps, los espectáculos taurinos son 'una seña de identidad del pueblo valenciano'. Castellano también informó de que la Generalitat podrá sancionar con hasta 30.000 euros a las personas ebrias que participen en los bous al carrer.

Los representantes del sector taurino aplaudieron el anuncio del Gobierno de Camps, que tildaron de 'valiente', y mostraron su agradecimiento 'por defender esta tradición en unos momentos en los que hay muchos detractores'.

Este gran acto a favor de la tauromaquia contará con diversas actividades durante todo el día, como conferencias, mesas redondas y exposiciones sobre el mundo del toro. Además, se celebrará 'una exhibición de todas las modalidades de festejos de toros que tienen lugar en diversos puntos de la Comunitat Valenciana', según explicaron los responsables del evento.

Las asociaciones de defensa de los animales criticaron esta decisión del Ejecutivo regional. Así, la coordinadora de Anima Naturalis en la comunidad, Natalia Rizzo, insistió en que buena parte de la ciudadanía 'no está de acuerdo con todos los actos que supongan un maltrato al animal'. 'Este acto parece estar pensado para conseguir adeptos, pero nosotros tenemos que volver a mostrar nuestro rechazo a la ejecución pública de un animal', recordó Rizzo.