Público
Público

Camps clama contra el 'montaje' entre ovaciones del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Todo es un montaje'. A la misma hora en que en la calle de Génova de Madrid el Comité Electoral del PP lo nombraba candidato a la reelección, Francisco Camps se enfrentó ayer en Valencia a una sesión de control en el Parlamento autonómico. Ante los ojos cansados de los grupos de la oposición y las ovaciones complacientes de sus compañeros de partido, Camps hizo uso de uno de sus argumentos estrella: el de la conspiración.

El presidente sostuvo que su imputación por cohecho en el caso de los trajes obedece a un montaje. Camps no detalló quién forma parte de la conjura, pero no hace falta: día tras día, su partido apunta a los fiscales, a la Policía y a las 'altas instancias del Estado', en palabras del portavoz parlamentario del PP, Rafael Blasco.

Camps exhibió una actitud chulesca. Aprovechó un comentario de Ángel Luna, que afirmó que 'puestos a tener connivencias, más vale tenerla con servidores del Estado que con miembros de la trama corrupta', para reprochar al portavoz socialista que formara parte del supuesto complot del que se siente víctima. 'Ha reconocido que tiene connivencias', exclamó alborozado el presidente.De pie sobre su escaño, Camps hizo un gesto hacia uno de sus diputados, José Marí Olano.

Como quien pide la cuenta en un restaurante, le indicó que tomara nota de lo dicho por Luna. Obediente, Marí compareció más tarde para comunicar que presentará ante el juez el comentario del portavoz socialista. La supuesta prueba se sumará a la querella que el PP tiene presentada contra Luna por mostrar en Les Corts un informe que estaba bajo secreto de sumario.

La denuncia de los conservadores ha dado lugar a un proceso judicial que está a punto de sentar al socialista en el banquillo por encubrimiento. Lo que de momento no se investiga es el contenido del informe: el presunto robo de casi un millón de euros de dinero público por la trama Gürtel en la visita del Papa en 2006 a Valencia. En un informe posterior, la Policía elevó la cifra a tres millones.

Al filo del mediodía la noticia de la designación de Camps llegó al hemiciclo. La diputada del PP que hacía uso de la palabra aprovechó para anunciarlo. El azar quiso que fuera Yolanda García, a quien la policía señala como una de las personas implicadas en la financiación ilegal del PPCV.