Público
Público

Camps responde a Anticorrupción exhibiéndose como candidato

La dirección del PP no entiende que el president, imputado por un delito de cohecho, sea investigado "por cuatro corbatas" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como un niño que se tapa los ojos y cree que nadie le ve. Francisco Camps decidió ayer que la mejor contestación a la petición de pena por un delito de cohecho continuado que la Fiscalía Anticorrupción formuló el viernes contra él por su implicación en el caso Gürtel era no hablar del asunto. Hacer como si la pesadilla judicial no existiera y, en su lugar, subirse a la nube de halagos que supuso el multitudinario acto electoral del PP al que, por sorpresa, decidió asistir ayer.

La cita era la proclamación en Alzira (Valencia) de los candidatos a la alcaldía de 30 municipios de la provincia. Estaba convocada desde hacía varios días, pero sólo se anunció la presencia del presidente en la noche del viernes, horas después de que se conociera el escrito en el que la Fiscalía pide para él 41.250 euros de multa por el caso de los trajes. El ministerio público considera que Camps cometió un delito de cohecho continuado por aceptar trajes, corbatas y zapatos valorados en 14.021 euros de la trama corrupta. Ayer, el presidente valenciano no hizo alusión alguna a su realidad judicial. Contestó a las preguntas de los periodistas sobre la petición de pena de la Fiscalía con comentarios sobre la victoria electoral que prevé para su partido el 22 de mayo. Tampoco habló de la trama Gürtel desde la tribuna. En lugar de eso, formuló un largo y apasionado discurso sobre las bondades de sus ocho años al frente de la Generalitat: 'Hoy somos personas importantes, somos una gran comunidad'.

'Aquí está vuestro presidente para seguir liderando este proyecto', dice

Sobre todo, Camps dejó claro que no piensa dimitir: 'Aquí está vuestro presidente para seguir liderando este proyecto'. Para apuntalar su permanencia, se identificó a sí mismo con el PP valenciano e, incluso, con el propio País Valencià, y ahí el tono se hizo mesiánico: 'Yo escribo lo que me han transmitido mis antepasados', afirmó, para añadir que 'el PP escribe con las líneas que le dicta el corazón de lo valenciano y esas líneas escritas, ese programa hecho con el corazón es indestructible'. Para los críticos, hubo pocas referencias: 'Ni un minuto a esos que chillan al margen del camino', apuntó.

La presentación de Camps como la víctima de una persecución política fue la tónica dominante de la jornada. Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia, opinó que la imputación de su jefe de filas es una suerte de cortina de humo 'para que se hable de esto y no de la realidad de España'. Lo de Camps es 'una persecución de juzgado de guardia porque es el mejor'.

Evita contestar a preguntas sobre el caso Gürtel' y lo obvia en su discurso

Esteban González Pons, miembro de la cúpula del PP nacional, le invitó a irse, pero sólo cuando él quiera. 'Cuando decidas un día dentro de muchísimo que ya no quieres ser presidente de la Generalitat porque nosotros queremos que lo seas siempre'. Dijo no entender cómo la Fiscalía puede investigar judicialmente a Camps 'por cuatro corbatas', mientras 'no dice ni mu' de los 'dirigentes socialistas que se gastaron el dinero de los parados en pensiones de lujo para sus amiguetes', en referencia a las presuntas irregularidades cometidas por la Junta de Andalucía en la concesión de falsos ERE.

Pons insistió en acusar al ministerio público de parcial por perseguir con mayor saña a los imputados del PP que a los del PSOE: 'Con los fiscales los españoles no somos iguales ante la ley'.

Pons asegura que el PP le quiere ver «siempre» al frente de la Generalitat

El proceso judicial por el que Camps está imputado está muy avanzado. La petición de pena de la Fiscalía es uno de los últimos trámites antes de que el juez anuncie si habrá o no juicio, en una vista preliminar que se prevé para el mes de marzo. Así las cosas, podría suceder que Camps conociera que se sentará en el banquillo a dos meses de las elecciones autonómicas. Esta circunstancia, unida al hecho de que todavía no ha sido proclamado oficialmente como candidato a la reelección, ha disparado las sospechas sobre la posible falta de apoyo del PP nacional al presidente valenciano.

Preguntado sobre el asunto, Pons fue tajante al afirmar que Camps 'no será el candidato, es que ya es el candidato'. No fue tan taxativo cuando se le consultó sobre el posible cambio de opinión de Génova si finalmente el juez decide que Camps irá a juicio: 'Esa hipótesis no la contemplamos. En la medida de que estamos convencidos de la inocencia de Camps, estamos convencidos de que el caso será archivado', concluyó.