Público
Público

Camps será juzgado por recibir trajes de la 'trama Gürtel'

El juez Flors anuncia que hay indicios suficientes para abrir vista oral contra el presidente valenciano por un presunto delito de cohecho.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Francisco Camps, presidente valenciano, será juzgado por un presunto delito de cohecho pasivo impropio. Así lo acaba de anunciar el juez José Flors, magistrado del Tribunal Superior de Justicia autonómico (TSJCV).

Después de más de dos años de instrucción en el que se ha escuchado a decenas de testigos y se han elaborado dos informes por parte de peritos contables, el magistrado considera que hay pruebas suficientes para sentar al mandatario en el banquillo. El president valenciano tendrá que pagar 55.000 euros de fianza: la multa que pide la Fiscalía  (41.250 euros) más un tercio de esa cantidad.

Camps está acusado de recibir varios miles de euros en trajes por parte de la trama corrupta Gürtel, supuestamente especializada en corromper a políticos para hacerse con contratos públicos. En el mismo periodo de tiempo en el que fueron realizadas las supuestas dádivas, los empresarios resultaron adjudicatarios de millonarios contratos en la administración autonómica.

La defensa de Camps sostuvo durante toda la instrucción que el presidente pagó sus trajes en efectivo y que no hubo regalos. Sin embargo, el pasado martes, en un último intento por evitar el juicio, el letrado añadió que, de haberlos recibido, habría sido en calidad de amigo o de líder del PP valenciano, y no en calidad de presidente autonómico. El objetivo era evitar que los presuntos hechos fueran considerados cohecho, porque este delito solo afecta a 'autoridades', según recoge el Código Penal.

El auto, que no es recurrible, rebate las líneas de la defensa del abogado del presidente. Flors afirma que hay indicios suficientes para pensar que el mandatario no pagó los trajes. Tampoco admite el argumento de que pudo recibirlos, pero no en calidad de presidente. El auto afirma lo siguiente: 'Todas las personas aquí acusadas que, según parece desprenderse de las diligencias de investigación practicadas, resultaron beneficiadas por la recepción de las prendas de vestir cuyo precio pagó un tercero, tenían en aquel momento la condición de autoridad o funcionario'.

Y añade: 'Todas las prendas de vestir con las que fueron obsequiadas aquellas personas merecen la conceptuación de dádiva a los efectos de lo establecido en el artículo 426 del Código Penal, sin que puedan equipararse, dad la peculiaridad del objeto regalado, la reiteración en su entrega y su mismo valor a los presentes o a las atenciones de cortesía o de mero reconocimiento que los usos sociales aceptan como inocuos y admisibles. Unos regalos de tal clase y características no pueden, por su propia naturaleza, incardinarse en el marco de la adecuación social'.

Flors afirma que hay indicios suficientes para pensar que el mandatario no pagó los trajes 

Francisco Camps será juzgado por un jurado popular, como corresponde al presunto delito por el que está imputado –cohecho pasivo impropio—. El juez instructor da plazo 15 días a las partes para que comparezcan ante la Sala de lo Civil y Penal. El presidente del tribunal del jurado será el magistrado Juan Climent, a quien corresponde la causa por reparto.  Junto a Camps, están imputados el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos, el ex alto cargo de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, y el ex secretario general del PP y diputado Ricardo Costa.

 El TSJCV abrió recientemente otra investigación al PP regional, también dentro del caso Gürtel. Los presuntos implicados son varios de los dirigentes más importantes del PP: el exvicepresidente de la Generalitat Vicente Rambla, la tesorera del PP Yolanda García, la expresidenta de Les Corts Valencianes Milagrosa Martínez, el exsecretario general del PP Ricardo Costa y el vicesecretario de Organización David Serra. Todos son diputados autonómicos y están siendo investigados por graves delitos: cohecho, fraude fiscal, prevaricación, falsedad documental y financiación ilegal del partido.