Público
Público

Los campus catalanes prescinden de 658 docentes

Los recortes en los presupuestos encienden a la comunidad universitaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las universidades de Barcelona (UB), Autònoma (UAB) y Pompeu Fabra (UPF) despedirán o no renovarán contratos al menos a 658 profesores asociados, lectores o ayudantes en el actual curso, a falta de conocer si se confirma que la Politècnica de Catalunya (UPC) quiere hacer lo mismo con 300 más.

Estas cifras fueron facilitadas ayer por la Plataforma Unitaria en Defensa de las Universidades Públicas (Pudup), que anunció también las movilizaciones que realizarán de cara a la preparación de la huelga general de universidades públicas de Catalunya el día 29 de este mes.

Las universidades públicas catalanas irán a la huelga el próximo día 29

La profesora Clara Camps cifró entre 200 y 290 los profesores asociados, lectores y ayudantes despedidos o a los que no se les ha renovado el contrato en la UAB, otros 266 en la UPF y 181 en la UB. Además, en este último centro otros 279 profesores asociados han visto rebajadas las horas de dedicación a la universidad y, por tanto, su sueldo.

Las cifras contrastan con la voluntad expresada en noviembre del año pasado por el secretario de Universidades e Investigación de la Generalitat, Antoni Castellà, quien aseguró que 'ni un solo investigador saldrá del sistema'.

Los 300 docentes que podían perder su empleo en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) no se pueden sumar, de momento, a los despedidos. La UPC está a la espera de que se aprueben los Presupuestos de la Generalitat y la Ley de Acompañamiento de los mismos, en los que se contemplan medidas de recorte en el sueldo de los trabajadores interinos y funcionarios de la Administración catalana.

Estudiantes y docentes irrumpen en el consejo de gobierno de la UAB

El representante sindical del personal de administración y servicios, Xus Núñez, propuso que los sueldos de los cargos directivos de las universidades públicas no superen los 3.000 euros. Con este tope salarial, aseguró Nuñez, 'no haría falta despedir ni cerrar servicios', como sucede ahora mientras un gerente de universidad puede llegar a cobrar 10.000 euros al mes.

Además, la estudiante Gisela Camarero, integrante de la Pudup, avanzó que el martes 28 está prevista una manifestación en contra de la reunión de la comisión de gobernanza que se realiza ese mismo día y que, según la plataforma, 'se hace de espaldas a la comunidad universitaria'. Esta acción precederá a la huelga general en las universidades públicas catalanas convocada para el día 29, que cuenta con el apoyo de los sindicatos UGT, CCOO y CGT por lo que se refiere al personal docente e investigador, pero que no la apoyan por el momento todos los sindicatos de personal de administración y servicios.

Los encierros se extienden a escuelas, institutos y guarderías

Pero el profundo malestar por los recortes ha derivado ya en ocupaciones en varios centros universitarios catalanes. Setenta trabajadores protagonizaron un encierro la noche del martes en la Universitat de Girona (UdG). La protesta finalizó con la entrega de una carta a la rectora Anna Maria Geli, en la cual denunciaban el deterioro de las condiciones laborales del personal de administración y servicios. Además, la misiva alertaba también de la 'asfixia económica' que perjudica el servicio público y 'la consolidación y la proyección conseguida por la UdG' a lo largo de sus 20 años de historia.

Una veintena de trabajadores de la Universitat de Lleida pasaron la noche en el centro con sacos de dormir, y también se llevaron a cabo encierros en la UPC y en la Autònoma de Barcelona. En esta última, unas 150 personas, entre personal docente, de administración y servicios y estudiantes, irrumpieron ayer en la sala donde debía celebrarse el consejo de gobierno, que no pudo constituirse.

El consejo debía debatir la aplicación de un recorte de cuatro millones de euros en personal docente e investigador, un ajuste que se frenó, por el momento, por la protesta de los sindicatos, que consideran que los recortes previstos 'liquidan derechos laborales del personal de las universidades'.

Además, las protestas se han extendido por decenas de institutos, escuelas y guarderías, donde los docentes pasaron la noche del martes, en la víspera del debate de presupuestos de la Generalitat. La CGT contabilizó unos 50 centros en los que hubo encierros, mientras que CCOO estimó unas 80 escuelas e institutos, mayoritariamente en el área metropolitana de Barcelona.