Publicado: 25.02.2014 17:07 |Actualizado: 25.02.2014 17:07

Canarias pide al Estado autorización para someter a referéndum las prospecciones petrolíferas a Repsol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pleno del Parlamento de Canarias aprobó hoy por mayoría absoluta, con la oposición del PP, pedir al Estado la convocatoria en el archipiélago de una consulta popular vía referéndum sobre las prospecciones petrolíferas autorizadas a la multinacional Repsol en aguas próximas a las islas.

El texto de la pregunta es "¿Está usted de acuerdo con las prospecciones de petróleo autorizadas a la multinacional Repsol frente a las costas de nuestras islas?".

Esta iniciativa, promovida por el Gobierno de Canarias y aprobada con 38 votos contra 21, fue defendida ante el pleno por su presidente, Paulino Rivero, y apoyada por los grupos nacionalista y socialista, que respaldan al ejecutivo, así como por el grupo mixto.

El grupo popular, en la oposición, votó en contra y su diputado Miguel Cabrera Pérez-Camacho aseguró que "el referéndum no se va a consentir" porque sería inconstitucional, al tratar sobre un asunto ajeno a las competencias autonómicas.

Sin embargo, el Gobierno de Canarias "va a utilizar todos los medios jurídicos, políticos y sociales a su alcance para impedir que se hipoteque el futuro del archipiélago", advirtió Paulino Rivero.

En la propuesta se apela al artículo 92 de la Constitución Española, que establece que las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.

Paulino Rivero argumentó que en la islas existe una gran contestación científica, social e institucional por los efectos que pudieran tener sobre el medio ambiente y el turismo.

Citó a dirigentes del PP que se han pronunciado en contra de las prospecciones en Valencia y Baleares y las contrastó con la posición favorable del mismo partido en Canarias.

En Baleares las prospecciones se han autorizado a más de 50 kilómetros de la costa, mientras que los 7.000 kilómetros cuadrados en los que tiene permiso Repsol frente a Canarias van desde una distancia de 9,6 kilómetros hasta 60 de distancia, indicó.

Respecto al argumento de que si no extrae España ese petróleo lo hará Marruecos, señaló que la prospección más cercana en ese país está a más de 500 kilómetros de las islas, además de que en todo caso se trata de un país soberano.

El diputado del PP Miguel Cabrera Pérez Camacho afirmó que a Rivero "le importan un higo" las prospecciones, puesto que "Mauritania ya ha enchufado la manguera y Marruecos está a punto de hacerlo", y aseguró que el "caprichito consultivo" del presidente persigue desviar la atención sobre la nefasta gestión de su Gobierno.

"Le preocupa la contaminación si la hacen empresas españolas, no si la hace Marruecos", dijo Miguel Cabrera, para quien "es perfectamente compatible la industria turística y la del petróleo", como opinan muchos en la propia Coalición Canaria.

Cabrera enumeró algunas diferencias con los casos de Baleares y Valencia: allí las licencias las concedió Zapatero, allí no hay un paro infame del 33 por ciento que hacen imprescindible otras fuentes de riqueza y además no tienen enfrente las prospecciones marroquíes.

Durante el debate, José Miguel Barragán, portavoz del grupo nacionalista, dijo que los ciudadanos tienen derecho a participar directamente en las decisiones políticas, mientras que en nombre del grupo socialista, Manuel Fajardo defendió la legalidad del procedimiento planteado para pedir el referéndum.

Román Rodríguez, en representación del grupo mixto (Nueva Canarias y Partido Independiente de Lanzarote), advirtió al PP de que es imposible su "papelón" de defender el petróleo en Canarias y no en Baleares y Valencia.