Público
Público

Cañete: "Yo abro la nevera, como un yogur caducado y no me sienta mal"

El Gobierno trabaja en un nuevo etiquetado de los productos para evitar el desperdicio de alimentos, según el ministro, y favorecerá a las grandes superficies

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, confirmó este jueves que el Gobierno está trabajando para buscar un sistema de etiquetado 'más sofisticado' de los productos para evitar el despercidio de alimentos en la cadena alimentaria.

'Vamos a trabajar en buscar un sistema de etiquetado más sofisticado que permita un margen de maniobra mayor donde pueda haber un problema de sabor, pero no de salud', reconoció el ministro en declaraciones a Radio Nacional. Cañete se puso él mismo de ejemplo: 'Yo me peleo con mis hijos porque abro la nevera y me como un yogur con una fecha de cinco días más tarde y no me sienta mal', bromeó.

Arias Cañete subrayó la necesidad de controlar en estos momentos de crisis económica los alimentos que se tiran. 'Trabajamos para evitar el desperdicio en la cadena alimentaria tanto en la hostelería como en la gran distribución con alimentos que no se venden, pero que tienen capacidad para ser consumidos y que puedan ser redistribuidos para su consumo diario', aseguró.

'Vamos a trabajar para tener un margen de maniobra mayor donde pueda haber un problema de sabor, pero no de salud'

'Estamos mirando las fechas de caducidad, que los alimentos sean sanos, en maximizar el funcionamiento de la cadena alimentaria y ver cómo se pueden utilizar porque hay restaurantes, hogares y tiendas de alimentación que tiran o retiran alimentos porque estéticamente no tienen una buena apariencia, pero que se pueden comer perfectamente', recordó el titular de Agricultura.

Arias Cañete, que aseguró que están buscando 'una estrategia para maximizar la eficiencia de la cadena alimentaria', explicó los trabajos que están realizando desde el Ministerio para un nuevo etiquetado. 'El consumo preferente es una fecha con un margen de seguridad muy, muy alto. Trabajamos para ver cómo etiquetar entre consumo preferente y caducidad', subrayó el ministro.

La mitad de los alimentos que se producen en todo el mundo, equivalente a 2.000 millones de toneladas, van a la basura, según un informe del Instituto de Ingenieros Mecánicos de Gran Bretaña. De acuerdo con esta institución británica, el mal almacenamiento, fechas muy estrictas sobre vencimiento en el empaquetado y consumidores muy exigentes son las causas de este desperdicio. Además, en el caso del Reino Unido, un 30 % de los vegetales no se cosechan porque el aspecto que tienen haría más difícil su venta en los mercados, según el documento.

El director de energía y medioambiente del instituto, Tim Fox, dijo que 'la cantidad de comida desperdiciada en todo el mundo es asombrosa. Esta es comida que podría ser utilizada para alimentar a una creciente población mundial, así como a los que hoy pasan hambre. Además, es un innecesario desperdicio de tierra, agua y recursos energéticos utilizados en la producción, proceso y distribución de los alimentos', añadió.

El informe señala que una gran cantidad de agua, aproximadamente 500.000 millones de metros cúbicos, es utilizada para cultivos que nunca llegan a consumirse. La ONU estima que para el año 2075 habrá 3.000 millones de personas más que habrá que alimentar en el mundo debido a que la población llegará a los 9.500 millones. Fox indicó que los expertos tienen que hacer un esfuerzo para impedir este desperdicio de comida y desarrollar formas más eficientes de cultivar, transportar y almacenar alimentos.

'Pero para lograr esto, los Gobiernos, las agencias de desarrollo y organizaciones como la ONU deben trabajar juntas para ayudar a cambiar la mentalidad de la gente y desalentar prácticas derrochadoras por parte de granjeros, productores de alimentos, supermercados y consumidores', subrayó Fox.