Público
Público

Carga policial y un detenido en el homenaje a Laura Riera

Pese a que el acto fue desconvocado, un grupo se manifestó a favor de la excarcelada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De poco sirvió la prohibición de la Audiencia Nacional del acto de homenaje a Laura Riera, que salió de la cárcel tras ser condenada a nueve años de prisión por facilitar información a ETA que la organización utilizó para asesinar al concejal del PP de Viladecavalls (Barcelona) Francisco Cano. Los organizadores del acto, la asociación Rescat amagó con desconvocar el acto, que finalmente se celebró y grupos independentistas se manifestaron por las calles del barrio de Gràcia de Barcelona, que celebra estos días su Fiesta Mayor. Los Mossos d'Esquadra cargaron justo en uno de los puntos más concurridos del barrio mientras se celebraba un pasacalles infantil.

Los altercados se saldaron con varias detenciones, si bien los Mossos d'Esquadra sólo han confirmado que sólo una persona continuaba detenida.

El portavoz sólo pudo leer tres líneas ante la intervención de la policía autonómica

El homenaje a Riera, previsto para las siete de la tarde en la plaza Raspall de Gràcia, estaba convocado por la organización independentista Rescat, con la colaboración de la Coordinadora de Festes Populars, que durante las fiestas se ha encargado de organizar festejos 'alternativos' en este espacio. Media hora antes, los Mossos cercaron la plaza y un portavoz de la Coordinadora, acompañado de varias personas, subió al escenario de la plaza para leer un comunicado de apoyo a Riera y para reclamar la disolución de la Audiencia Nacional. En el texto también se convocaba otra manifestación, una hora más tarde.

El portavoz sólo pudo leer tres líneas ante la intervención de la policía autonómica. Aun así, a la hora prevista, grupos independentistas desfilaron hacia la plaza de la Vila de Gràcia, donde la descarga policial provocó el estupor de los ciudadanos que participaban en el pasacalles infantil, algunos de los cuales recibieron algún porrazo. Asustados, muchos niños estallaron en llanto antes de ser conducidos a dependencias municipales cercanas.