Publicado: 04.08.2011 21:44 |Actualizado: 04.08.2011 21:44

Las cargas policiales contra los indignados dejan 20 heridos leves

Los indignados convocan una nueva marcha a las 20.00 horas desde Atocha hasta el Ministerio del Interior, para terminar en Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una veintena de heridos leves es el balance de las cargas policiales que se produjeron en la noche del jueves al viernes frente a la sede del Ministerio del Interior en Madrid, donde se concentraron varios cientos de indignados del 15-M. 

Las cargas tuvieron lugar después de que, tras varias asambleas simultáneas en las desembocaduras de las calles Carretas y Preciados —a las que asistieron cerca de 300 personas—, los indignados comenzasen una nueva marcha improvisada desde la plaza de Callao, pasando por la Gran Vía para realizar una sentada en Cibeles y dirigirse a Colón.

La carga se produjo cuando un grupo de indignados trató de colgar un cartel en la sede de Interior

Más de veinte furgonetas de la Unidad de Intervención Policial aparecieron cuando los congregados se han acercado al edificio del Ministerio del Interior para colocar un cartel que rezaba "Islandia es el ejemplo". Según fuentes policiales, la carga se ha iniciado después de que algunos manifestantes se enfrentasen con un guardia civil que retiró el cartel. 

Sin embargo, fuentes de comunicación del Movimiento 15-M aseguran que la carga policial ha sido "violenta e injustificada", ya que no ha habido ningún tipo de provocación por parte de los manifestantes. Estos se han quejado porque, según su versión, el operativo policial compuesto por 14 furgones cortaron el paso a una ambulancia que intentaba socorrer a un manifestante que sangraba abundantemente por la cabeza al ser golpeado por un policía.

Tras la carga policial, @acampadasol ha convocado a todos los manifestantes a una reunión en la plaza de Cibeles para después, según indican, intentar concentrarse de nuevo en la Puerta del Sol. Luis López-Diéguez Rodríguez, uno de los manifestantes heridos, ha declarado a Público que varios policías han comenzado a pegarle provocándole una "amplia brecha" en la cabeza.

Patricia Ramos, otra de las personas que se encontraba en el Paseo de la Castellana en el momento de la carga, asegura que la actuación policial se produjo "a traición" y lo que vio fue a gente subiendo "a la reja para dejar al depredador abajo". En su testimonio, Ramos cuenta que los agentes rodearon "por decenas, tapados, porra en mano" a los manifestantes, dejándolos "en una ratonera sin aire" y "sin tiempo para pensar".

Los indignados dicen que la carga fue "violenta e injustificada"

Durante la noche, los indignados, que se reunieron en una asamblea en la plaza de Jacinto Benavente, en la que acordaron celebrar otra marcha a partir de las 20:00 horas de este viernes que partirá de Atocha hacia la sede del Ministerio del Interior, en el Paseo de la Castellana, y que finalizará en la Puerta del Sol, aún tomada por la Policía. Paralelamente, se acordó que los quien así lo desee pueden acudir a Sol a partir de las 12.00 horas cada dos horas como medida de presión.

Durante la asamblea se ha notificado además que la comisión de Legal ofrecerá este viernes una rueda de prensa a las 12.00 en la sede de la Asociación de Amigos de la Unesco de Madrid (CAUM) para explicar su versión de lo sucedido en la sede del Ministerio.

"No se puede cerrar una ciudad", han gritado esta tarde los indignados en la calle Preciados ante el cordón policial que cerraba el paso a la Puerta del Sol. Por tercer día consecutivo, cientos de personas han hecho retumbar sus consignas por los alrededores del Kilómetro Cero.

A las 12:00 horas comenzó una marcha en la plaza de Oriente y desde entonces los indignados han marchado por diferentes calles del centro de Madrid, tratando de despistar a la policía pero manteniendo en todo momento una actitud pacífica. 

De manera similar a lo ocurrido los dos últimos días, la Puerta del Sol ha sido desalojada y acordonada por la policía durante la tarde y los trenes de metro y cercanías no han hecho parada en la plaza por orden de la Delegación de Gobierno.

Los indignados han vagado toda la tarde en grupos dispersos hasta que a las 20:00 horas, tal y como decidieron ayer en una asamblea en Gran Vía la pasada madrugada, han ido agrupándose en los diferentes accesos de Sol tratando de entrar.