Público
Público

Carta indignada al nuevo presidente

Un micrófono abierto recogió en la Puerta del Sol las propuestas que los ciudadanos hacen al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Quieres que todo se haga ‘como Dios manda’, o prefieres que sea como lo manda el Diablo? Aprovechando la jornada llamada de reflexión, estáis todos invitados a pasar por el micro que instalaremos en Sol y [...] decirle al futuro ‘hombre en España que lo hace todo’ qué cosa queréis que haga lo primero de todo”. La invitación era elocuente. Un micrófono desde el que redactar una carta de propuestas para el presidente que saldrá hoy de las urnas.

En el marco de la jornada de reflexión alternativa que los indignados celebraron en la Puerta del Sol de Madrid desde la noche del viernes, el grupo de trabajo de Política a corto plazo de la Acampada de Sol ideó la colocación en medio de la plaza de un atril imaginario en el que dar voz a los que, dicen, son “los verdaderos protagonistas de las elecciones”: los ciudadanos.

El 15-M insiste en la importancia de seguir en la calle con el nuevo Gobierno Las propuestas fueron diversas, originales algunas, más fundamentadas otras, pero hubo un elemento que se repitió en muchas de ellas. La perspectiva de futuro no es muy halagüeña en lo que al mantenimiento del Estado del bienestar se refiere, por lo que muchos de los que tomaron el micrófono lo hicieron también para alentar a los presentes sobre la importancia de que el movimiento siga en la calle “en este momento”. Quizá conscientes del perfil bajo que han mantenido durante la campaña electoral, algunos aprovecharon la asamblea de ayer para levantar los ánimos de los indignados frente a la inminente llegada de un nuevo Gobierno que, insisten, seguirá sin representarles.

La apuesta por la defensa de los servicios públicos, especialmente la sanidad y la educación, se repitió en muchas de las intervenciones. Una reivindicaciones que, como se ha demostrado en los últimos meses, no son ajenas al Movimiento 15-M.

“Quiero que el nuevo presidente defienda la universidad pública y la igualdad de oportunidades”, apuntó un joven. “Me gustaría que valorara la importancia de tener una enseñanza que sea laica y que sea de todos”, amplió poco después una mujer ataviada con la camiseta verde que ha caracterizado la lucha de docentes y alumnos contra los recortes del Ejecutivo regional de Esperanza Aguirre.

'Queremos reflexionar y nos plantan un pino'

En el micro abierto, colocado delante de una pancarta en la que podía leerse: “Queremos reflexionar y nos plantan un pino” (en referencia al tradicional árbol navideño que ya empieza a montarse en la plaza), tampoco faltaron los que aprovecharon para mostrar su indignación con la clase política. “¡Que los mandatarios corruptos devuelvan el dinero que han robado antes de ir a la cárcel!”, espetó un señor. Varios turnos después un joven unió humor y reivindicación en una intervención que fue muy aplaudida: “¡Quiero que los diputados se quiten los coches oficiales, se lleven el tupper al Congreso y usen el abono de transporte para que sepan lo que es estar en la puñetera calle!”.

“Dignidad en el trabajo”

También se escucharon en la plaza las voces de los que denuncian el trabajo precario, los salarios indignos o la “perversidad” de los que especulan “con el dinero del pueblo” o evaden impuestos. “¡Me gustaría que el salario mínimo alcanzara los mil euros! ¡Así, al menos, todos seríamos mileuristas!”, afirmó con resignación un joven. Aunque aplaudidas, menos repetidas fueron las manifestaciones de los que pidieron que se aboliera la monarquía, que se instaurara la III República o que se “sacaran de las fosas” a los represaliados durante la Guerra Civil y la dictadura.

Aunque el micrófono continuó abierto hasta la noche y cada vez con más afluencia de público, a media tarde la asamblea se interrumpió para que se llevaran a cabo dos representaciones teatrales. Sin olvidar la reivindicación, los indignados madrileños se calzaron su traje más cómico para denunciar el drama de los desahucios y alertar sobre el peligro que corre el matrimonio homosexual ante la decisión del PP de mantener el recurso contra este derecho que presentó en el Tribunal Constitucional.

Última boda homosexual antes del cambio de Gobierno

Angustias, de 75 años, conocida por muchos como la abuela del 15-M, ejerció de jueza en la parodia de la “última boda homosexual” antes del cambio de Gobierno. “¡Seguiremos luchando para que esta boda que estamos celebrando hoy se siga celebrando ahora y siempre!”, gritó la mujer mientras el público lanzaba al aire trozos de papel y cantaba el A quién le importa de Alaska a modo de marcha nupcial. Después, los indignados parodiaron la tragedia del desahucio de una familia.

Los indignados madrileños no fueron los únicos que tomaron las plazas de sus ciudades en la jornada de reflexión. En Catalunya, donde también hubo concentraciones en Barcelona, ocuparon un edificio de propiedad municipal que lleva años vacío, pero lo abandonaron ante la presión policial. En Olot, un grupo de activistas ocupó otro inmueble en el centro de la ciudad y en Sant Cugat 60 personas tomaron un edificio vacío propiedad de Unnim, informa João França. También hubo asambleas en las plazas de las capitales andaluzas, Pamplona, Zaragoza, Santiago, Vitoria, Logroño o Salamanca.

“El presidente [de la mesa electoral] no debe admitir ningún tipo de consulta salvo las que se deriven del ejercicio personal del derecho de voto”. Con esta resolución, que la Junta Electoral Central (JEC) ha enviado a las juntas electorales provinciales, este órgano condiciona la invitación lanzada por la plataforma Democracia Real Ya (DRY), que ha lanzado una campaña en la que invita a la ciudadanía a presentar reclamaciones en las mesas electorales sobre el sistema electoral vigente y la democracia representativa. Además, la JEC explica que si el elector “insiste ante la mesa en que se acepte su consulta”, el presidente puede requerir el apoyo de la Policía para que abandone el colegio electoral. DRY aseguró ayer en un comunicado que la intención de sus integrantes es “seguir reclamando”. Desde la JEC afirman que los ciudadanos sí pueden llevar sus quejas a las juntas electorales de zona.