Público
Público

Cascos eleva la presión sobre Rajoy para ser candidato

Sus partidarios lo jalean en un acto en Oviedo al grito de "¡Presidente, presidente!"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex ministro del PP Francisco Álvarez-Cascos protagonizó ayer en Oviedo una exhibición de fuerza ante su propio partido a favor de su pretensión de ser designado candidato conservador a la presidencia del Principado. A pesar del llamamiento que hizo hace una semana Mariano Rajoy a sus barones para que no abrieran un debate sobre la elección de candidatos, el ex secretario general del PP incrementó la presión sobre la cúpula nacional sirviéndose de una, en principio, intrascendente entrega de premios.

Y es que, el de ayer fue un día decisivo en el calendario que los casquistas han diseñado para completar el desembarco del ex titular de Fomento en Asturias. La carrera arrancó el 1 de agosto, cuando tras recoger el Premio Paisano de Honor en Valencia de don Juan (León), reivindicó su labor en los gobiernos de José María Aznar. El círculo se cerró ayer. Y, precisamente, en Oviedo, feudo de sus principales enemigos dentro del partido, encabezados por el alcalde de la ciudad, Gabino de Lorenzo.

El alcalde de Oviedo dio orden a su equipo para que no acudiera al acto

Cascos se encontró con el plantón del aparato de su formación en Asturias. Ni la presencia en el acto de uno de los barones de más peso en el PP, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, logró movilizar a la dirección regional. Tampoco acudió al bautismo ningún representante del Ayuntamiento de Oviedo. No era el mejor día para provocar más tensiones en el seno de una organización rota por la elección de su cabeza de cartel. Ni mucho menos era el momento de hacerlo en plenas fiestas locales, por lo que De Lorenzo dio orden a todo su equipo de gobierno y sus acólitos en el PP de que no acudieran al acto que tuvo lugar en el auditorio Príncipe Felipe.

La razón oficial del evento era la imposición de la insignia de oro y la entrega del carné de socio de honor, que le concedió la Asociación Día de Galicia en Asturias. La plataforma condecora todos los años a diferentes personalidades del mundo social. En 2010, el galardón al ex ministro ha estado amadrinado por Mercedes Fernández, ex delegada del Gobierno en Asturias y mano derecha de Cascos durante años. El acto se transformó desde que fue hecho público en una muestra de fuerza del sector casquista, que consiguió movilizar a medio millar de militantes y simpatizantes.

'Tienes que venir, Asturias te necesita', corearon sus seguidores

El ex vicepresidente del Gobierno aterrizó en el auditorio entre gritos de '¡Presidente, presidente!', que se repitieron después durante el discurso de recogida del premio.

Cascos se vistió en su intervención ya con la chaqueta de candidato. 'El sueño de traspasar las montañas, que llevó a gallegos y asturianos a las hazañas más difíciles en las tierras más lejanas, es el mismo que hoy tiene que animar nuestra esperanza de tiempos mejores, en un afán de superación irrenunciable que requiere todo nuestro ímpetu. En nuestra querida y vecina Galicia tenemos el ejemplo más cercano de que, juntos, unidos en torno a Alberto Núñez Feijóo, pudieron. En Asturias también podemos', afirmó, grandilocuente, refiriéndose a la brecha que sangra en el PP del Principado por oposición a la 'unidad' que reina entre los conservadores gallegos.

Cascos utilizó para su discurso citas de Jovellanos y de Ortega para después criticar al Ejecutivo regional y al Gobierno central. Denunció 'la cancelación del corredor ferroviario de la Alta Velocidad del Cantábrico' y los 'retrasos inaceptables' de la autovía del norte. Reprochó a la Moncloa su 'exhibición de incompetencia y desidia'. 'Pocas comunidades presentan hoy en España tantas necesidades objetivas para el cambio de rumbo como el Principado', aseguró. 'Por eso tienes que venir, Asturias te necesita', decían sus seguidores, algunos de los cuales iban pertrechados con carteles de '¡Cascos, presidente!'.

La cúpula nacional frenó la reunión del comité electoral regional del PP asturiano, programada para el pasado día 8, en la que se preveía que los conservadores hiciesen llegar a Madrid una terna de candidatos propuesta a principios de mes por 22 de las 78 juntas locales del partido. En esa terna figuraban la diputada nacional y presidenta del PP de Gijón, Pilar Fernández Pardo; la concejala de Oviedo Isabel Pérez-Espinosa y el diputado regional y presidente del PP de Avilés, Joaquín Aréstegui. Por ningún lado aparecía Cascos.

La facción próxima a De Lorenzo, gran opositor a la pretensión de Cascos de volver a la política activa, había precipitado la frustrada convocatoria del comité electoral después de que el ex ministro dijera días antes que ningún órgano del partido había rechazado su nombre. La justificación oficial dada por Génova, sede nacional del PP, para suspender la cita era que las reuniones de los órganos electorales deben hacerse a partir de la última semana de septiembre. El motivo oficioso era calmar los ánimos e intentar acordar un nombre. Pero ayer, el ex ministro ya presentó sus cartas. Y sus intenciones.