Público
Público

Castilla y León ni se plantea suprimir el Toro de la Vega

El reglamento taurino justifica el cruel espectáculo en base a su "origen medieval"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No nos lo hemos planteado'. Es la respuesta del portavoz de la Junta de Castilla y León José Antonio de Santiago-Juárez. El Gobierno regional admite que ni tan siquiera estudia tocar la celebración del Toro de la Vega, en la que cada año se ejecuta un toro a base de lanzadas y cuya crueldad ha situado a la localidad vallisoletana de Tordesillas en el centro de la polémica.

'El Toro de la Vega tiene una figura de protección y no nos hemos planteado emprender acciones hacia la prohibición del Toro de Vega', ha señalado Santiago-Suárez.

El pasado martes se llevó a cabo la última de las brutales ejecuciones. El toro, apodado 'Afligido', recibió la lanzada de Óscar Bartolomé Hernández a quién se consideró ganador del espectáculo. El animal aún sufrió 30 minutos de agonía durante los cuales algunos de los presentes trataron de rematarlo a base de golpes con los objetos punzantes que encontraron, entre ellos un destornillador. Finalmente moriría apuntillado después de serle cortado el rabo aún con vida.

La Junta de Castilla y León, competente en materia taurina, no se plantea la supresión del tradicional. El Reglamento de Espectáculos Taurinos de Castilla y León legitima la celebración del cruel espectáculo en base a su 'origen medieval y vinculado al calendario religioso -siempre se celebra el primer martes después de la Natividad de la Virgen (8 de septiembre)-' además está considerado como de 'interés histórico y cultural'.

El Ayuntamiento de Tordesillas acordó el pasado mes de mayo la declaración como patrimonio cultural inmaterial una celebración que ha sido objeto de numerosas y sonadas reprobaciones, de carácter nacional e internacional, principalmente por parte de asociaciones proteccionistas de animales.