Público
Público

Catalunya crea una unidad policial contra los violentos

Interior admite que su dispositivo ante el Parlament se quedó corto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Mossos d'Esquadra han incorporado una nueva unidad especializada en detectar y perseguir a las personas que cometan actos vandálicos durante las celebraciones deportivas o las manifestaciones. Así lo anunció ayer el conseller de Interior de la Generalitat de Catalunya, Felip Puig, durante su comparecencia en el Parlament para explicar el operativo policial del pasado 15 de junio con motivo del bloqueo a la Cámara catalana convocado por los indignados.

La misión de esta unidad se­­rá la de obtener pruebas e instruir los atestados para aplicar 'al máximo' el Código Penal a los responsables de las acciones vandálicas. 'Estamos ante un fenómeno conocido pero con nuevos métodos, más organizado', mantuvo Puig. Por ello, aseguró que hay que 'quitar el polvo y el óxido que durante cuatro años ha cubierto el Código Penal' para inculpar a los violentos, ya que hasta ahora los actos de 'guerrilla urbana' han acabado con una pena de faltas.

La unidad obtendrá pruebas sobre los vándalos e instruirá los atestados

El anuncio estuvo precedido de una valoración poco crítica del dispositivo policial alrededor del Parlament. Aunque Puig admitió que hubo algunos 'errores' en el operativo, aseguró que los dos principales objetivos, garantizar la celebración del pleno de los Presupuestos y evitar la ocupación del parque de la Ciutadella, se lograron. 'Hubiera podido ir mejor, pero también peor', sentenció, al tiempo que resaltaba la dificultad de custodiar el perímetro de cuatro kilómetros del parque.

Puig comenzó su exposición agradeciendo a todos los grupos políticos 'la actitud y la unidad' que tuvieron tras el intento de bloqueo del Parlamento, posponiendo el debate político sobre el operativo policial. Dicho esto, aprovechó para justificar de nuevo las cargas policiales en la plaza de Catalunya. 'No haré ninguna comparación entre el 27 de mayo día en que se llevó a cabo la operación de limpieza y el 15 de junio, pero en ambos casos hubo violencia', afirmó.

Puig aprovechó para justificar de nuevo las cargas en la plaza Catalunya

Los violentos, según él, se esconden bajo el 'activismo no violento' y en medio de la 'tropa de infantería de indignados'. El titular de Interior recordó que tras la operación para limpiar la plaza Catalunya avisó que había grupos violentos escondidos en el Movimiento 15-M, pero que no se le creyó y se culpó de la violencia a la Policía. Por ello, Puig considera que al contar con el 'amparo social', los violentos se sintieron con 'impunidad total' para cruzar las 'líneas rojas' en el intento de impedir el acceso al Parlament.

Según explicó el conseller, dos comisarios de los Mossos, en coordinación con la Fiscalía, trabajan para identificar a las personas que impidieron el acceso al Parlament y a quienes agredieron a los diputados y policías, así como para poder exigir responsabilidades a los convocantes de la protesta. 'Iremos a por todas para que nadie quede impune', subrayó.

La comparecencia de ayer venía precedida de las críticas de las diversas fuerzas políticas por no haber garantizado el acceso seguro de los diputados al recinto del Parlament. 'Insisto en que no todo salió bien; lamento que no se pudiera garantizar la seguridad de todos los diputados', sentenció el conseller. Puig argumentó que 'no se puso tres o cuatro policías con cada persona que tenía que acceder al Parlament' para no crear nuevos focos de tensión. Además, expresó no saber 'si todos los diputados hubieran estado de acuerdo en entrar en vehículos alternativos antes de ver la situación', ya que 'hay que decir que 15 días antes muchos de los grupos negaban la existencia de violentos el día 27 de mayo'.

Los grupos de la oposición denunciaron la 'improvisación' y la 'incompetencia' de Puig para garantizar la entrada de los diputados al recinto del Parlament, y denunciaron que no se les dieron las instrucciones necesarias para acceder con seguridad al parque. ICV exigió de nuevo a Puig que presente su dimisión, y el diputado del PSC Joaquim Llena aseguró que si él 'hubiera sido responsable de unos hechos como estos renunciaría al cargo por dignidad'.

'No se puede permitir que un conseller de Interior, en lugar de garantizar el orden y la seguridad, contribuya a aumentar la tensión', aseguró el diputado ecosocialista Jaume Bosch. Todos los grupos coincidieron en realizar una condena 'sin paliativos' de la violencia y las agresiones a los diputados, y en agradecer a los Mossos d'Esquadra su labor.