Público
Público

Catalunya modulará el pago por receta según la renta

El Gobierno de CiU introducirá "exenciones" en el 'copago' para sacar adelante los Presupuestos de este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pago por receta farmacéutica que introducirá Catalunya este año se aplicará finalmente teniendo en cuenta el nivel de renta de los usuarios. La necesidad de apoyos que tiene el Govern de Artur Mas para sacar adelante los presupuestos de 2012 permitirá modular así la universalidad de la medida, tal y como marca la ley de acompañamiento aprobada por el Ejecutivo hace dos semanas. Tanto el PP como ERC han condicionado su apoyo a un cambio legal para que pensionistas, rentas bajas y enfermos crónicos no tengan que asumir el euro que gravará cada una de las recetas y medicamentos dispensadas por el servicio público de salud catalán.

Boi Ruiz, conseller de Salut de la Generalitat, confirmó este lunes en una entrevista a ACN el objetivo de introducir excepciones al pago de la denominada 'tasa moderadora'. Este era, de hecho, el objetivo inicial, si bien el Ejecutivo no quiso introducirlo en el anteproyecto de ley presupuestaria aprobado antes de las navidades. Entonces, fuera o no para tener una carta controlada en la negociación parlamentaria, se introdujo el término 'universal' en el redactado, medida que crispó a los usuarios del sistema. Fuentes de Salut indicaron este lunes que todavía no hay nada definido, más allá de la creación de una 'barrera económica' para que no toda la población deba asumir el euro, con el que se asegura que se quiere disuadir en el consumo de fármacos. Se están analizando las fórmulas, que tendrán que ser consensuadas con los partidos de la oposición dispuestos a aprobar las segundas cuentas de recortes de CiU.

El anteproyecto de ley afirma que el cobro será 'universal'

A finales de enero, está previsto que Ruiz explique los pormenores de la nueva tasa en el marco de la comisión de sanidad de la cámara catalana. Este lunes, sobre las 'exenciones', sólo explicó que se regirán por 'las condiciones en un momento u otro' de los usuarios, lo que podría introducir también la posibilidad de tener en cuenta a desempleados. Por esas fechas también se conocerá cuándo se empezará a aplicar la medida.

En todo caso, la exención de la que se beneficiarán determinados grupos de ciudadanos obligará a reducir los objetivos de recaudación, estimada inicialmente en cien millones de euros. Ruiz, que como todo el Govern se niega a tratar esta medida como una fórmula de copago, también pretende cambiar la acepción de 'universal'. El conseller asegura que cuando tanto él como el responsable de Economía, Andreu Mas-Colell, dicen que será una medida de aplicación universal, lo que quieren decir es que 'no será una medida que implique que a unos no les tocará nunca y a otros siempre'.

Hasta ahora, la propuesta es sólo un mar de dudas, si bien es una medida que ya funciona en otros países, como en Francia, de donde se ha tomado el modelo. Ruiz reclama que la medida permitirá la financiación de la implantación de la receta electrónica y del historial médico compartido, la costosa informatización de las herramientas del CatSalut. Pero los cien millones de euros que recaudará la Generalitat con el recetazo no serán íntegros para las arcas públicas. Un porcentaje, que todavía no ha sido desvelado, se lo quedarán las farmacias, en concepto de administración, ya que serán las oficinas las encargadas de cobrar el recargo y asumir la crispación de los usuarios. El Colegio de Farmacéuticos espera poder reu-nirse con el Govern para conocer su participación.

Enfermos crónicos, pensionistas y rentas bajas podrían librarse de la medida

Por otro lado, en Galicia no ha pasado desapercibida la propuesta de los farmacéuticos a la Consellería de Sanidade para que elimine de la financiación pública los medicamentos para 'dolencias menores que cuesten menos de dos euros'. 'Se trata de que la gente acuda al médico sólo cuando tenga enfermedades serias y, así, aliviar los gastos del Sistema Nacional de Salud', explicó el presidente de la Federación de Farmacias de Galicia (Fefga), José Luis Rodríguez Dacal.

El paracetamol para los dolores de cabeza o el ibuprofeno para los menstruales son algunos de los fármacos que se verían afectados si la Xunta aprueba la medida. 'Una caja de 40 comprimidos de estos medicamentos cuesta menos de dos euros y dura meses, así que no supondría tanto esfuerzo para los pacientes', opinó Dacal.

Farmacéuticos gallegos proponen dejar de financiar medicinas baratas

El Gobierno que preside Alberto Núñez Feijóo aún no se ha pronunciado al respecto, pero las críticas no se han hecho esperar. 'Muchos ciudadanos están siendo fuertemente afectados por la crisis y costearse medicamentos puede suponer un grave trastorno para ellos', respondió el Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña en un comunicado. 'El más afectado será el enfermo crónico y aquellos pacientes con ingresos más bajos', añaden los farmacéuticos de la provincia coruñesa.

'La gente ha malinterpretado nuestra propuesta; no se trata de excluir todos los medicamentos de menos de dos euros, sino sólo los que estén destinados al tratamiento de dolencias menores, no los de los pacientes crónicos', respondió Dacal. 'Respetamos la opinión de los colegios de farmacéuticos, pero desde la Fefga [que representa a 600 empresarios de las provincias de A Coruña, Lugo y Pontevedra] creemos que, si no se toman medidas, es probable que dentro de un año haya que pagar mucho más de lo que nosotros proponemos ahora', añadió.

Feijóo: 'No podemos seguir viviendo con una deuda como la que tenemos'

Según un estudio elaborado por la Fefga, su propuesta supondría un ahorro de más de 2.000 millones de euros al Ministerio de Sanidad. 'Teniendo en cuenta que los farmacéuticos de muchas comunidades llevan meses sin cobrar, ese dinero vendría muy bien al sistema', opinó Dacal. 'Además, en el año 1997 también hubo polémica por el 'medicamentazo' por el que empezaron a pagarse el Frenadol y la Aspirina y ahora ya nos hemos acostumbrado a pagar antigripales directamente en la farmacia', argumentó el presidente de la Fefga. 'Este tipo de iniciativas deben ser objeto de estudio en el Consejo Interterritorial de Salud con el fin de ser implantadas a nivel nacional y evitar la discriminación de pacientes por autonomías', concluyeron desde el Colegio de Farmacéuticos de A Coruña.

Feijóo, por su parte, no ha querido posicionarse con respecto a la propuesta, aunque sí se mostró favorable a tomar medidas para reducir el gasto en farmacia de su Gobierno, que 'triplica al de las universidades'. 'No podemos seguir viviendo con una deuda del SNS como la que tenemos y seguir gestionando la sanidad sin pagar a los proveedores', señaló este lunes el presidente de la Xunta, tras acudir a la toma de posesión de las exconselleiras de Sanidade y Facenda (Pilar Farjas y Marta Fernández Currás, respectivamente) como secretarias de Estado de Sanidad y de Presupuestos y Gastos, respectivamente.

Sin embargo, Feijóo anunció que no se pronunciará sobre la propuesta de los farmacéuticos gallegos hasta conocer la opinión de la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Ana Mato, informa Efe. Asimismo, expresó su convencimiento en que dicho Ministerio elaborará una propuesta 'meditada y responsable para lograr el sostenimiento y la viabilidad del SNS'. Mato, por su parte, prometió mantener su sostenibilidad 'pensando en los pacientes'.