Público
Público

Catalunya y Andalucía piden la retirada de la reforma de Wert

"Catalunya no ha conseguido nada de lo que pedía, que era que no quedara relegado el catalán a asignatura maría", dice la representante de la Generalitat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después del fracaso de la última Conferencia Sectorial de Educación celebrada el pasado 4 de diciembre, el ministro José Ignacio Wert se reunió este miércoles de nuevo con los representantes del ramo en las comunidades autónomas para llegar a un acuerdo sobre la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). De entrada, el acuerdo era difícil: Catalunya, Andalucía, Canarias  y Asturias pidieron la retirada del texto. 

En el caso de Catalunya, la secretaria general del departamento de Enseñanza, Maria Jesús Mier, que sustituyó a la consellera en funciones Irene Rigau —quien preferirió asistir al acto de firma del acuerdo de estabilidad entre CiU y ERC, alcanzado ayer y que incluye una eventual consulta soberanista en 2014— se mostró 'escéptica' sobre posibles acuerdos. De hecho, la número dos de Rigau afirmó, antes de entrar a la reunión con Wert que el último borrador de la reforma educativa apenas recoge cambios. 'Ha habido diálogo con el Ministerio la semana pasada y ayer, cuando cargos del Ministerio se desplazaron a Barcelona pero al final no ha habido negociación porque para nosotros, el tema de la lengua es innegociable', añadió Mier.

Tras la reunión, el mensaje del departamento catalán -igual que el anteproyecto de ley- no recibió demasiadas modificaciones. Catalunya no ha conseguido nada de lo que pedía, que era que no quedara relegado el catalán a asignatura maría', dijo Mier a la salida.  La representante de la Generalitat rerochó a Wert no haberse movido 'ni una coma' con respecto al día 4 de diciembre, motivo por el que solicitó la retirada del texto completo del anteproyecto de ley. 

Andalucía: 'La educación se va a convertir en una autopista de peaje por la que pasará quien pueda pagarla'

La consejera de Educación de Andalucía, Mar Moreno, también pidió la retirada del borrador. 'Wert sólo ha escuchado a su propio partido, no ha recibido aportaciones de nadie más; es una ley hecha con el programa de máximos del PP', criticó al término de la reunión. Moreno hizo hincapié en que con la futura ley se perderá la 'igualdad de oportunidades'. 'Los apellidos van a valer ahora más que el talento; la educación se va a convertir en una autopista de peaje por la que pasará quien pueda pagarla', añadió la titular del Gobierno andaluz.

Por todo ello, aseguró que la Junta, que se ha unido a las reivindicaciones de la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública, pidió la retirada del anteproyecto y puso sus 'esperanzas' en que en las Cortes parlamentarias consigan lo que las Comunidades no han podido conseguir. 'Andalucía no va a bajar la guardia', advirtió Moreno.

Del otro lado se encontraban los Gobiernos del PP, que manifestaron su apoyo total a Wert. Es el caso de la consellera valenciana, María José Catalá, que entró a la reunión con una petición clara: que el Ministerio garantice que los alumnos de ESO y Bachilerato terminarán ambas etapas 'con el nivel básico e intermedio', respectivamente, de competencias en lengua extranjera. Después de casi tres horas de reunión, Catalá recordó que Wert había aceptado, el pasado 4 de diciembre, su petición de incluir las lenguas cooficiales en los exámenes de reválida y que éstos fueran evaluados por los Gobiernos regionales.

Por todo ello, la consellera adelantó que, aunque aún falta por conocer la memoria económica de la Lomce, la Comunitat Valenciana 'sacará de donde pueda el coste que tenga su implantación porque es una reforma muy necesaria'. 

Otros consejeros del PP como el gallego, Xesús Vázquez, o la madrileña, Lucía Figar, salieron de la reunión con el ministro totalmente 'satisfechos'. El primero, además, celebró su conformidad ironizando sobre las quejas de Catalunya y Andalucía sobre la no inclusión de sus propuestas en el texto. 'El ministro sólo acepta aportaciones constructivas', concluyó Vázquez. 

 

Por último, Galicia, comunidad gobernada por el PP, pidió que se especifique en el texto que las lenguas cooficiales tienen la misma importancia de las troncales.