Público
Público

Una causa para que la ondeen ministros y alcaldes

Asociaciones de gays en España reclaman que más políticos reconozcan su homosexualidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José María Núñez Blanco sabe bien lo que es vincular política y activismo gay porque, por un lado, él es vicepresidente de la Fundación Triángulo y además ha optado en varias ocasiones por el PSOE, tanto a diputado autonómico como al Senado.

Su caso se repite en otros políticos que han salido del armario y además hacen de su homosexualidad una bandera (Pedro Zerolo, Miquel Iceta...), pero las asociaciones reclaman que haya más casos de políticos para ayudar a visibilizar definitivamente a este colectivo.

'La visibilidad es una de las herramientas más importantes y contribuye a la normalización de la homosexualidad', opina Toni Poveda, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTBF), que está seguro de que, si algún ministro o ministra español saliese del armario, 'eso ayudaría a mejoras legales para el colectivo y a ser un referente para las generaciones más jóvenes'.

'Estoy seguro que hay muchos ministros, ministras, alcaldes, alcaldesas que son homosexuales y que no lo hacen visible. Nosotros no opinamos que sea una faceta que pertenece a la intimidad; al contrario, es bueno que lo digan, al igual que lo demuestran los heterosexuales dándose besos en público con sus esposas', añade Poveda.

Lo contrario, dice, las actitudes de políticos homófobos, es lo que les perjudica. 'No sabemos qué va a pasar con la alcaldía de Madrid si se marcha Alberto Ruiz-Gallardón, pero una fiesta como es la del Orgullo gay tiene que continuar siendo potenciada', alerta.

Iceta cuenta en su blog que hizo pública su homosexualidad el 12 de octubre de 1999, en plena campaña de las elecciones al Parlament de Catalunya, siendo aún Diputado al Congreso. Se convertía así en el primer diputado español que hacía pública su homo-sexualidad.

Núñez Blanco distingue entre los activistas que terminaron siendo políticos, como Zerolo, que militó en el asociacionismo gay antes de entrar en las filas del PSOE, y los políticos que han terminado siendo activistas, como Klaus Wowereit, regidor de Berlín. 'Pero lo peor que puede pasar es que haya polí-ticos homosexuales, que no salen del armario, y encima perjudican con sus actitudes el que consigamos consolidar nuestros derechos', advierte este activista.