Público
Público

Cayo Lara actuará contra el nuevo desafío de IU Extremadura

La dirección federal entiende que la celebración de la XII Asamblea Regional y la reelección de Pedro Escobar como coordinador supone franquear "demasiadas líneas rojas" y advierte de que "habrá consecuenc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya está. Tal como estaba cantado, Pedro Escobar fue reelegido esta tarde coordinador general de Izquierda Unida Extremadura por aplastante mayoría. Su lista fue refrendada por 131 de los 133 votos emitidos. Ningún voto en contra, dos abstenciones. Es decir, un respaldo del 98,5% de la XII Asamblea Regional, celebrada hoy en Mérida. El abrumador aval tiene una razón de peso: al cónclave no acudió el sector crítico –La Mayoría–, que encabeza la concejala en Cáceres Margarita González-Jubete. Traducido en números: de los 200 delegados elegidos, se acreditaron 137, el 68,5% del total. 

Sin embargo, no todo está ya hecho. Porque ahora quien debe decidir cómo gestionar ese resultado es Olimpo, la sede federal de IU. O sea, Cayo Lara. 

Escobar fue elegido con 131 de los 133 votos emitidos, pero faltaron los críticos

La réplica de Madrid es todavía muy incipiente. Y nada clara. Muchos dirigentes preguntados por este periódico escurren el bulto y evitan expresar su opinión a la espera de que hablen los órganos, y Lara no se ha pronunciado. Lo hará previsiblemente mañana en la rueda de prensa habitual de los lunes. Ni siquiera se produjo una reacción del máximo jefe del aparato, Miguel Reneses, con quien Público no pudo contactar en todo el día. Sin embargo, las fuentes consultadas por este diario coincidieron en que 'habrá respuesta', que 'algo se hará' para afrontar el nuevo desafío de la dirección extremeña, que decidió seguir adelante con el congreso pese a que la Comisión Federal de Garantías había sancionado su suspensión cautelar para poder pronunciarse sobre el asunto medular que impugnaron los partidarios de Jubete: la elección y reparto de delegados. Las citadas fuentes sostuvieron que 'se han traspasado ya demasiadas líneas rojas' y que Escobar ha hecho siempre 'caso omiso de las directrices' de Olimpo, así que ahora 'sí vendrán consecuencias'.

Nadie, sin embargo, se atreve a concretar qué tipo de medidas puede tomar Madrid para castigar a Extremadura. Se contempla la posibilidad de que mañana lunes, por lo pronto, Lara 'no reconozca' el resultado de la asamblea, lo que en la práctica significa desautorizar la reelección de Escobar. Pero poco más. Por tres motivos. Primero, porque el líder rehúye declaraciones tajantes si no hay postura colegiada de por medio. Segundo, porque la Comisión de Garantías escuchará el martes las versiones de lo ocurrido por boca del coordinador regional y de su oponente, Jubete. Y tercero, y más importante, porque apenas queda una semana para las elecciones de Euskadi y Galicia, y nada aconseja ensuciar las serias expectativas de subida en ambas autonomías con un conflicto interno que viene de lejos. Por añadidura, el criterio de la dirección federal no es homogéneo. Izquierda Abierta, el partido de Gaspar Llamazares y Montse Muñoz, avala a Escobar y se opone a cualquier medida sancionadora porque incendiaría más el conflicto. Y en la mayoría nucleada en torno a Lara hay halcones y palomas, más y menos duros. 

No habrá una decisión final hasta pasados los comicios del 21 de octubre

Todas las fuentes consultadas por Público señalaron, por tanto, que no es previsible que vaya a haber un pronunciamiento final en los próximos días ni una imprudente declaración de guerra. Apuntala este argumento el hecho de que no está convocado siquiera ningún órgano de dirección. La próxima ejecutiva federal será el lunes 22 de octubre. Entonces se valorarán los resultados del 21-O y se abordará, si cabe, el dilema extremeño. Un reputado colaborador de Lara aconsejaba esta noche incluso aguardar hasta después de los comicios catalanes, cuando ya IU enfile el camino hacia su X Asamblea Federal. No se descarta en absoluto que la Comisión de Garantías invalide las normas, lo que anularía el congreso y obligaría a repetirlo.

¿Y una gestora? Esa alternativa se barajó hace unos meses, y se desechó porque en la federación extremeña estaba cuajando una oposición a Escobar. Así ocurrió: se forjó la llamada Mayoría. Ahora no parece viable, dado que aunque el congreso de este domingo no contó con la participación de los críticos, nadie puede negar que el coordinador autonómico sí goza de un amplio respaldo interno. Además, IU siempre ha sido refractaria a una solución tan expeditiva como nombrar a una dirección desde Olimpo que embride la situación. Se habla de 'decisiones políticas', expresión que podría condensar la idea de que más que tirar de estatutos, se maneja una desautorización, la reiteración de que IU Extremadura no representa en ningún caso la línea de IU federal

'IU tiene estructura federal, no podemos consentir que haya reinos de taifas', dice un dirigente

Fuentes consultadas por Público, de todos los sectores en conflicto, explicaban que el empeño de Olimpo en esta semana fue procurar un aplazamiento del cónclave. No sólo por la contestada resolución de la Comisión de Garantías, sino porque era preferible el 'máximo acuerdo' y las 'máximas garantías'. En ese sentido, apuntaban, no influía el auto emitido por un juzgado de Mérida el pasado jueves, que se negó a suspender la asamblea –como pedían dos militantes ligados a La Mayoría– y dio la razón a la cúpula regional. Reneses ofreció celebrar el congreso el próximo mes, cuando se elijan a la vez los delegados para la X Asamblea Federal. Escobar y su número dos, Joaquín Kin Paredes, rechazaron esa posibilidad, por entender que, con un pronunciamiento judicial sobre la mesa, la paralización de la cita se hacía incomprensible. La negociación resultó así infructuosa. A La Mayoría se le presionó asimismo para que no pleitesase en los tribunales, para no emponzoñar el diálogo. Consejo desoído.

'Se les advirtió [al aparato regional] de que si seguían con sus planes se cerraban los puentes con el federal, porque IU es una organización federal, y no se pueden tolerar los reinos de taifas', alegó un colaborador de Reneses y de Lara. 'Debe respetarse la unidad de discurso, siempre lo hemos defendido', añadía otro. Lo que realmente preocupa en Olimpo es que no es compatible la oposición 'radical' a los recortes del PP con el sostenimiento del Ejecutivo de José Antonio Monago. 'Tenemos que estar con los que sufren, con los que salen a la calle, con el 15-S y el 25-S, y no ayudando al PP en una comunidad', argumentaba un responsable. A ello opone Escobar que la envergadura de los recortes en Andalucía y Asturias, comunidades en las que IU apoya al PSOE, es igual de dura

Los avisos desde Madrid, con todo, deben ser cogidos con cautela. Porque tras el primer desafío, el que se culminó con la investidura del conservador Monago gracias a la abstención de IU, Olimpo amenazó con abrir expediente a los tres diputados autonómicos y nada se hizo. La Comisión de Garantías nunca debatió sobre el asunto. 

Olimpo avisa de que se puede 'romper' el grupo parlamentario porque un diputado no está con Escobar

En Extremadura, la dirección y la alternativa de Jubete dan por descontado que 'algo hará' Madrid, aunque no adelantan qué. 'La palabra la tiene la [cúpula] federal', señalaba esta mañana Paredes, descargando el fardo en Olimpo. Unos y otros también se confiesan expectantes por ver primero qué pasos recorre la Comisión de Garantías. Poniéndose la venda antes de la herida, Escobar avisó a Lara de que su federación tomó este domingo 'una decisión' y 'va a mantenerla', informa Europa Press. 'No quiero imaginar un escenario en el que nos descalifican, nos desautorizan, que estamos fuera de la política de IU'. Esa expresión, 'fuera de la política de IU', fue la que Olimpo utilizó cuando se facilitó la llegada del PP a la Junta. La estrategia del reelegido coordinador se centrará en 'convencer' el martes a los estamentos federales de que él representa a la mayoría, porque los otros, sus rivales, 'son muy pocos, con muy pocas razones y con muchas malas artes'. El líder regional rechazó que la asamblea de hoy deba entenderse como un 'acto de rebeldía' contra Lara, sino como un ejercicio de 'respeto' a los militantes extremeños. 

Todos los actores asumen que la situación es ya 'muy complicada', por el grado de discrepancias entre Madrid y Mérida. Y el hecho de que la de hoy haya sido una asamblea en toda regla –no sólo con debate político, sino con la elección del coordinador y del 50% del Consejo Político Regional (25 miembros)– dificulta las cosas. La Mayoría subrayó que la cita carecía de toda 'legitimidad' y que significaba un 'sonoro fracaso' de Escobar, ya que un '58% de la militancia quedó excluida del proceso'. El cálculo se trasluce de la aplicación, aseguraron los críticos en un comunicado difundido por la noche, a las 'normas sesgadas y parciales elaboradas por la dirección saliente'. En suma, a la 'falta de democracia'. 

Desde Olimpo advierten igualmente de una 'posible ruptura del grupo parlamentario'. De los tres diputados, uno de ellos, Víctor Casco, no acudió al cónclave y secunda las posiciones de Jubete. Los otros dos son el propio Escobar y Alejandro Nogales, presidente este domingo del congreso. Fuentes del sector crítico responden que, más que 'ruptura' del grupo, puede suceder que Casco sí emita un voto separado al de sus compañeros en cuestiones medulares como los Presupuestos de Monago. Al presidente de la Junta, no obstante, le basta con un voto más afirmativo o con dos abstenciones para sacar cualquier iniciativa, dado que dispone de 32 escaños (a uno de la mayoría absoluta), por 30 del PSOE. Escobar no ha garantizado que vaya a oponerse a las cuentas de 2013 y a forzar la caída del PP. Tampoco ha dicho lo contrario.

La madeja extremeña sigue enredándose. Y aún habrá que esperar unos días para que algún cabo comience a desliarse.