Público
Público

Cayo Lara 'acusa' a Rubalcaba de copiarle el programa electoral

"Al final vamos a tener que cobrarle por derechos de autor a través de la SGAE porque no para de decir lo que veníamos defendiendo", ironiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Asegura Cayo Lara que Alfredo Pérez Rubalcaba ha acabado imitando a Felipe González, “aplicando políticas de derechas” cuando estaba en el Gobierno y poniéndose en los mítines “la chaqueta de pana”. Ahora el candidato presidencial del PSOE la viste mucho. Casi demasiado. Tanto “se ha hecho socialdemócrata de la noche a la mañana” que Izquierda Unida siente que le quiere birlar sus propuestas y sus ideas. “No sé si al final vamos a tener que cobrar a Rubalcaba por derechos de autor a través de la SGAE porque no para de decir cosas que veníamos defendiendo, como la dación en pago, a la que se ha opuesto en el Congreso varias veces”. El público rió divertido.

La anécdota, el chascarrillo, antecedía a una reflexión más de fondo. Lara contestaba a una participante del encuentro de jóvenes que ayer domingo celebró IU en Leganés (Madrid) y al que se acercó un centenar largo de personas –y no todas jóvenes–. La chica preguntó por la “confusión” que puede tener el electorado entre la derecha y la izquierda.

El candidato de IU subraya que 'salvar a la banca no salva a los ciudadanos'

El coordinador federal y candidato de IU volvió a explicar en que si “una parte importante del país” piensa que la derecha le “va a salvar” el 20-N es porque los “dominadores han conquistado el cerebro a los dominados”. Ahí convino en que Rubalcaba había lanzado un análisis “importante”: “Los valores de la izquierda no han generado la crisis”. La provocó “la derecha financiera e internacional” y un Gobierno del PSOE que “ha aplicado políticas de derechas”: la reforma laboral, la desregulación financiera, la privatización de las cajas de ahorros, el fraude fiscal, la corrupción, la bajada de impuestos a los más ricos.  “Todo eso es de derechas. La alternativa no puede venir por más derecha, por el PP. Cuando haya una alternativa por la izquierda, se acabará el sufrimiento de este país. Hay que llevar este mensaje a la gente, a la gente que es nuestra pero no lo sabe aún. Tenemos un proyecto invencible, pero invisible”, arengó.

No es que haya miedo o cautela de IU frente al discurso de Rubalcaba. 'No, porque no es fácil girar al discurso socialdemócrata en campaña cuando se viene de donde se viene. Simplemente se trata de evidenciar que el candidato del PSOE recupera aquellos temas a los que se opuso en el Parlamento, como el rescate del Impuesto de Patrimonio, el papel de los bancos o la dación en pago', aclaraba ayer el director de la campaña, Ramón Luque. 

El centro Las Dehesillas de Leganés mudó su piel para alojar un remake del Tengo una pregunta para usted de TVE. Lara y los otros tres participantes del coloquio –Gregorio Gordo, líder madrileño de IU; Esther López Barceló, secretaria federal de Juventud, y Ascensión de las Heras, número dos en la lista del 20-N por Madrid– picotearon del programa y de la actualidad a preguntas del público y la prensa.

'Los valores de la izquierda no han generado la crisis', recuerda

Por ejemplo, la recapitalización de la banca, sobre la que existe un principio de acuerdo en la UE. “Salvar un banco no es salvarnos a todos, es mentira. Es salvar a los accionistas y a los que especulan, no a todos los ciudadanos”, acentuó Lara. De paso se preguntó “para qué hace falta más Europa”. Si es para “imponer más la hoja de ruta neoliberal” y ahondar en la “Europa de los mercaderes” que “forma parte del esperpento de la OTAN”, que ha aplaudido 'ejecuciones extrajudiciales' como la de Muamar Gadafi, desde luego que no. Si es para afianzar “la Europa del pueblo y para el pueblo”, que incentive la intervención pública y grave más a los más ricos, IU lo apoyará.

También entraron en escena las propuestas de recorte de la CEOE. Era inevitable: presidió las dos horas del encuentro una cita del jefe de la patronal del miércoles pasado. Entonces Juan Rosell igualó los programas de PSOE, PP, CiU, PNV y UPyD. “Es el mejor ejemplo” de cómo funciona el engranaje del neoliberalismo, esgrimió Lara.

El líder arribó al puerto del 15-M. Alabó la “solera” del movimiento, el aliento de “rebeldía” que prende en todo el mundo. Pero martilleó: no sirve “castigar al sistema, a Emilio Botín” con el voto en blanco o nulo, o la abstención. “El pasotismo no ayuda a cambiar la realidad injusta y dura. Los jóvenes tenéis que conquistar la democracia porque el futuro que vais a vivir es el que construyamos hoy”. Los jóvenes se llevaban así un encargo de Lara: “Predicar” el mensaje de IU. Pico y pala, por todas partes. “Por las redes, por Twitter y Facebook, que tenéis maña para estas cosas”.

Para Cayo Lara, no puede haber diálogo con ETA. Primero, “las armas, verificadas encima de la mesa y en poder del Estado”. El coordinador entiende que aún 'no se ha culminado el proceso' hacia el fin definitivo de la violencia, por mucho que el anuncio hecho el jueves por los terroristas 'vaya de verdad'. Sólo entonces se podrá hablar, pero “no con la banda”, sino entre las fuerzas políticas, contando con 'toda la gente que ha empujado y ha ayudado' a que ETA tome la decisión de echar el cierre. “No cabe una paz negociada”. El candidato anticipa que en el País Vasco tendrán que 'convivir víctimas y verdugos', por lo que los gobiernos deben 'empeñar en este reto toda la actividad política'. 

Más temas: la Iglesia. Lara le reprochó que “intente imponer su moral”, pidiendo el voto “para el PP”, como hizo el viernes el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino. El candidato subrayó que tales 'injerencias' de los obispos en la vida política y en ausntos de Estado 'no deberían' producirse.

Gregorio Gordo, por su parte, comentó la marea verde en Madrid contra Esperanza Aguirre –'Sabemos quiénes son [el PP] y que no son alternativa. Es más y peor de lo mismo'–. Chon de las Heras censuró el “monocultivo del ladrillo” como modelo de economía, y aconsejó 'vivir mejor con menos', una de las conclusiones de la convención programática de IU del 8 y 9 de octubre. Y Esther López Barceló, la anfitriona del acto ayer en Leganés, subrayó las dos grandes demandas de los jóvenes de IU: no a la reforma laboral y no al pensionazo. 'A partir de ahí ya podremos empezar a hablar', clamó, como siempre, enérgica.