Público
Público

Cayo Lara sale de la Moncloa sin arrancar pactos a Zapatero

El líder de IU agradece el trato "cordial" del presidente, pero reconoce que les separa mucho en la política // El jefe del Ejecutivo promete estudiar "con cariño" las medidas del coordinador general

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Llevaba una carpetilla roja, con las siglas de Izquierda Unida bien visibles, cargada con una hoja de ruta que ofrecer al presidente del Gobierno para salir de la crisis con espíritu y letra social. Pasó una hora y 45 minutos de reunión y la carpetilla quedó prácticamente inmaculada, sin tacha y sin enmienda. Cayo Lara abandonaba así ayer el palacio de la Moncloa sin amarrar ningún pacto concreto con José Luis Rodríguez Zapatero.

No pudieron aflorar resultados tangibles, pues, de la que fue su primera entrevista con el jefe del Ejecutivo desde que fuera aupado, en diciembre, al liderazgo de IU, más allá de una reactivación de los lazos entre ambos partidos y el compromiso de Zapatero de estudiar “con mucho cariño” las propuestas económicas de la federación. Lara lo resumió con una sentencia que repitió dos veces: “En la política cada uno nos mantenemos en nuestro sitio, aunque la relación sea muy cordial en las formas”.

Recibido por el presidente en la escalera de la Moncloa, y vestido con traje, pero sin corbata, el coordinador general de IU intentó que Zapatero asumiese, siquiera parcialmente, su plan de 12 medidas para “dar una salida positiva a la crisis por la izquierda”. Especial hincapié hizo en el plan de empleo que la federación redactó en febrero, que apuesta por la creación de 1,9 millones de puestos de trabajo en tres años, con una inversión de 61.800 millones de euros. El jefe del Ejecutivo, aunque le aseguró que “probablemente” le daría una “respuesta puntual” a ese paquete de medidas, consideró que la política de su Gobierno para afrontar la crisis es “acertada”.

No hay lugar para los miedos, le explicó, ya que Moncloa “mantendrá la protección social”, perseverará en el diálogo con patronal y sindicatos –relanzado ya por la vicepresidenta Elena Salgado– y está desplegando el plan de estímulo a la economía y el fondo de ayuda a los ayuntamientos, prueba del “gran esfuerzo inversor” del Ejecutivo.

Así las cosas, Lara descartó un “acuerdo global” con el PSOE. IU sólo apoyará las medidas que sean de izquierdas. Los socialistas no podrán contar, pues, con un socio preferente en el Congreso, ahora que son más vulnerables tras el distanciamiento del PNV. “No le he dado opción a que me pidiera un apoyo parlamentario estable, ya que al comienzo le planteé un respaldo en lo concreto”, confesó el coordinador. Fuentes de Moncloa, que también calificaron de “cordial” la reunión, señalaron que el Gobierno “está abierto a hablar con todos los grupos”.

Con IU, añadieron, será más “fácil” pactar leyes sociales (aborto, libertad religiosa), sin cerrar la puerta a la convergencia en temas económicos. De hecho, Zapatero se mostró “muy interesado” en que Lara le presente un guión de cómo habría que cambiar el modelo productivo, relata un dirigente muy cercano al coordinador.

En la entrevista emergió un asunto capital para IU, la reforma electoral. “Defendemos una democracia de calidad, en la que todos los votos tengan el mismo valor”, sostuvo Lara ante el jefe del Ejecutivo, al que emplazó a que “mire con cariño” el informe del Consejo de Estado que aboga por un cambio de la ley y que supondría mejorar la representación de IU. “No hay un compromiso explícito y firme. Pero no vamos a perder la esperanza, porque llevamos 30 años de desesperanza”.


Pese a que no se han plasmado pactos concretos, en IU y en el Gobierno insisten en que el encuentro no fue baldío. Es más, se abren vías de colaboración: el presidente prometió a Lara que pronto se reunirán las Ejecutivas de ambos partidos para afianzar las relaciones. “Nos ha servido para tomarnos temperatura y recuperar la normalidad institucional”, cuenta José Antonio García Rubio, actual cerebro económico de IU y dirigente próximo al líder. “Hemos visto menos miedo a aumentar el gasto social, aunque cueste más déficit. Zapatero se ha mostrado extremadamente afectuoso. Le ha pedido que no olvide que es un presidente de izquierdas”. Otra coincidencia: “El PP no tiene alternativa frente a la crisis”, dijo Lara.

Fuentes de Moncloa reconocen que al jefe del Ejecutivo le ha causado “muy buena impresión” Lara, que le ha visto “muy ilusionado, con mucha fuerza”. Agregan que es normal la “prudencia” de Zapatero al no asumir ya las propuestas de IU: “Quería escucharle, conocerle, mantener la sintonía que siempre ha preservado con la federación. Ha estado casi dos horas con él. Las medidas se discutirán en el Parlamento, que es donde realmente toca”.

Como subrayó también ayer la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, se esperan “muy buenos frutos” tras la entrevista, informa Gonzalo López Alba. Hay campo fértil. Sólo queda explorarlo.

 


1.  Protección a los parados // IU propone que el Estado pague desde mayo a los desempleados que no tengan prestación un sueldo equivalente al salario mínimo.

2. Viviendas del Estado // Zapatero se opuso tajantemente a la propuesta de crear un parque público de viviendas compradas por el Gobierno a precio de coste.

3. Liquidez a pymes y familias // IU considera urgente requerir a la banca que las ayudas que recibe lleguen ya a pymes, autónomos y familias.

4. Por una banca pública // Al albur de la intervención de Caja Castilla La Mancha, IU cree que hay que garantizar el carácter social de las cajas. El Instituto de Crédito Oficial debería ser el 'embrión de una futura banca pública'.

5. Limitación de los sueldos // Lara propuso al presidente poner topes a los salarios de los altos ejecutivos, bien por la vía fiscal o bien mediante la regulación de los contratos.

6. Reforma fiscal // Zapatero, según Lara, se opuso a alcanzar una fiscalidad más progresiva. No respondió a la oferta de aumentar el número de inspectores de Hacienda para combatir el fraude fiscal.

7. Otras medidas // Más recursos para la Ley de Dependencia, paralizar el proceso de Bolonia y abrir la reforma electoral son otras de las recetas que plantea la federación.