Público
Público

A la caza del comunista

El PP exige la dimisión de un edil de IU que participó en un piquete el 29-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como si fuera Gregor Samsa, el protagonista de La metamorfosis, el concejal de Economía del Ayuntamiento de Sevilla, Carlos Vázquez (IU), se despertó la tarde del 29-S, día de la huelga general, convertido en algo similar a un insecto repulsivo.

Había pasado la noche y parte del día en la calle formando parte de un piquete informativo de CCOO, sindicato en el que milita desde 1988. 'Después de la manifestación, me fui a casa a descansar. Estaba tan contento, tan tranquilo. No vi la televisión ni escuché la radio. El teléfono se me quedó sin batería. Consigo enchufarlo y me empiezan a entrar los mensajes y las llamadas perdidas. Digo: ¿qué pasa?', recuerda Vázquez.

'Uno de los mensajes era del alcalde prosigue el concejal. Contesto alguno y me dicen: ¿Te has enterado?' ¿Te has enterado?' ¿Me he enterado de qué? Que han colgado un video'. ¿Dónde? En el Serranito, en el Serranito'. Y a mí me costaba trabajo ¿Y qué ha pasado en el Serranito? Intento recordar todo lo que ha acontecido a ver si algo se me ha pasado. Dicen que tú has destrozado el bar'. Pero ¿cómo? Una cosa es que te lo cuenten, pero yo estaba allí. Imposible. Yo ya estaba haciendo elucubraciones. A ver si es que después de nuestro piquete vino otro. ¡Yo qué sé! Después, ya no. Hablo con los compañeros. Hablo con el alcalde. Me dice, mira, ¿qué ha pasado?' Pues no sé. No soy capaz de explicármelo. Es verdad, yo estaba en un piquete. Y el alcalde me dijo que estaba en contra de la violencia. Él creía la versión que se estaba vendiendo. Le tuve que explicar lo que había pasado'.

Video subido a internet

Lo que había pasado es que el diario ABC había colgado, mientras Vázquez dormía, un vídeo en su página web en el que se puede ver al concejal en un piquete informativo que trataba de que el bar Serranito, un popular establecimiento situado en la céntrica calle Alfonso XII de Sevilla, cerrara. Él está mirando para otro lado cuando se escucha un ruido de cristales rotos. El vídeo se corta y la siguiente escena muestra una mesa de madera pintada de verde volcada, con el cristal que la protegía hecho añicos. La persiana del bar se cierra y el piquete sigue avanzando. Luego, se muestra una breve discusión con la policía.

El vídeo generó una avalancha de reacciones. Buena parte de la prensa sevillana criticó al edil. Se generaron tertulias de bar y de salón. Se dijo de todo: 'Que si rompimos lunas, que si arrasamos el bar. Exactamente lo que ocurrió fue que se volcó una mesa', recuerda Vázquez. La Sevilla eterna se puso en marcha para derribar al comunista violento.

Petición de dimisión

El PP exigió y aún exige el próximo viernes lo llevará a pleno su dimisión. Con rapidez, el candidato conservador, Juan Ignacio Zoido, creó en Facebook un grupo llamado Desagravio al serranito, que ya cuenta con más de 800 miembros. Destacados dirigentes del PSOE, que gobierna la ciudad en coalición con IU, preo-cupados por que la onda expansiva del caso les perjudicase, también le pidieron que abandonase. Y, como colofón, la patronal de la hostelería declaró persona non grata a Vázquez.

'Que si rompimos lunas, que si arrasamos el bar...; se volcó una mesa' 

¿Qué sucedió? ¿Quién tiró la mesa? ¿Lo hizo algún otro miembro de IU que iba en el piquete? Vázquez asegura que no. En el vídeo editado por ABC no se ve quién derriba la mesa. Ningún trabajador del Serranito decidió hacer huelga. En el momento del incidente había dos camareros. Uno de ellos aseguró a Público que al pasar el grupo de piquetes, uno de los hombres que lo componían metió las manos entre la baranda que separa la terraza de la calle, levantó la mesa y la tiró. 'Si no hubiera tenido un cristal, no se hubiera liado tanto', afirma José Borrego, encargado del bar en el que trabaja desde hace 23 años. 'Lo que menos me gustó el día de la huelga es que había bares llenos de gente de los sindicatos tomando café', juzga. El incidente no fue a más, explican en el bar. Por la tarde, con la visita de un periodista de El Mundo, se enteraron de que en la comitiva iba el concejal.

La versión de Vázquez

Así lo explica Vázquez: 'El Serranito está abierto y comienzan los gritos de huelga general. Me vuelvo de espaldas al bar porque veo cómo las motos de la policía, que venían detrás de nosotros, están subiendo por las aceras. Temía que nos entraran por detrás. En el piquete había gente bastante joven, era heterogéneo. Yo era uno más, tenía su dirección puesta por CCOO. Me preocupaba que la cosa fuera a más'.

Continúa el edil: 'A la misma hora, nos habían avisado de que la policía cargaba en el Rectorado y no fuera, sino dentro, en el recinto universitario. Me preocupaba la actitud de la policía. Escucho un ruido, me vuelvo hacia el bar, porque me coge por sorpresa. Me acerco, veo que se ha volcado una mesa, se bajan las persianas [para cerrar el bar] y continuamos. No le di la más mínima importancia. Vuelco de una mesa. No hubo más daños. Ni un enfrentamiento con nadie. El bar estaba vacío, vi a un señor trabajando. 15 metros más adelante, la Policía nos alcanza y se produce un rifirrafe'. Y concluye: 'Si hubiéramos hecho algo, la policía nos hubiera cogido. No tenía nada contra nosotros'.

El PP pedirá en el pleno el viernes la dimisión del edil de Economía 

La polémica y las peticiones de dimisión no han arreciado desde la huelga general. El PP juega una carta que cree ganadora porque pone al PSOE en aprietos. Da igual que Vázquez no tirara la mesa ni que condenase y condene la violencia. Lo que se destacó fue que estaba 'orgulloso de haber ido de piquete en la huelga' y que, ya que él no tiró la mesa, al menos no lo impidiera. También se critica que los cargos públicos participaran activamente en la huelga.

Vázquez nunca se ha planteado esta cuestión, dice. El edil argumenta que los órganos de dirección de IU establecieron qué es lo que tenían que hacer ese día. 'Somos militantes de una fuerza política que no está para hacerse la foto. Eso sí, siempre hemos abjurado de los métodos violentos', dice. No se le ha pasado por la cabeza dimitir. 'IU me apoya. Para nosotros, el asunto tiene otra perspectiva afirma Vázquez. Habría que sancionar al cargo público que no fuera al piquete. La gente tenía que vernos. IU apoyó la huelga'.

Acoso y derribo

El concejal atribuye todo 'el pifostio' a un episodio más del 'largo libro de acoso y derribo' que ciertos sectores políticos y empresariales están escribiendo desde que IU se hizo cargo de la Delegación de Economía y Empleo en Sevilla. 'Cada vez que hemos movido un adoquín, hemos contado con su total y rotunda oposición'.

Vázquez atribuye 'el pifostio' al acoso y derribo de ciertos sectores 

Vázquez pone varios ejemplos, en su opinión, ilustrativos. El primero: 'Cuando se constituye el nuevo Gobierno y se hace el pacto con el PSOE, la patronal de Sevilla públicamente vetó que IU pudiera ocupar la Delegación de Economía. En aquel momento, ya auguraron que se produciría una ruptura de relaciones con la delegación gobernada por un comunista'.

El segundo: 'En el consejo de Sevilla Global [un ente público], hay dos representantes de la patronal. Nunca he tenido el placer de verlos en el consejo de administración. Siempre creí que eran problemas de agenda'.

El tercero: 'Aprobamos el pacto por la economía social en un contexto de crisis en el que han fallado los modelos neoliberales'. El cuarto: 'Las videocámaras del centro. Dijimos que no. En un conflicto entre derechos fundamentales y seguridad, este señor, como comunista, siempre va a optar por los derechos'.

Vázquez sí coincide en una cosa con el dueño del Serranito, José Luis Cabeza. A este le gustaría zanjar el tema 'de una vez'. Cabeza aseguró a Público que su lucha 'es trabajar todos los días' y que lo peor fue que el concejal dijera sentirse 'orgulloso'. 'No es normal que entren en mi casa y me rompan una mesa'. Asegura que nunca ha votado, '¿para qué?'. Cabeza prefiere hablar de música. También es cantante.