Publicado: 29.05.2014 17:20 |Actualizado: 29.05.2014 17:20

CCOO niega una crisis de representación del sindicalismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No hay una crisis de representación, hay una crisis reputacional, una crisis político-institucional sin precedentes desde la Transición, agudizada por la crisis económica y agravada por los partidos de turno". Así ha resumido Fernando Lezcano, secretario de Organización y Comunicación de Comisiones Obreras (CCOO) el momento por el que está atravesando el sindicalismo en España.

Lezcano ha defendido las cifras de afiliación, de representación en las elecciones sindicales y el peso en la negociación colectiva de su organización, y basándose en ellas ha negado ninguna crisis de representatividad, durante su intervención en las jornadas "Legitimidad y representación del sindicalismo en España y en la Unión Europea" organizadas por la Fundación 1º de Mayo en las que han participado profesores de Sociología del Trabajo de distintas universidades española y europeas y otros representantes de CCOO.

Lezcano sí ha reconocido un problema con la reputación de los sindicatos en el momento actual que, según él, deriva de la crisis del sistema político y de las instituciones del Estado. "Todo está en cuestión en este momento y nosotros somos una formación transformadora que forma parte de las reglas del juego", ha subrayado. También ha criticado la "campaña orquestada por el poder político y mediático" que va dirigida a "callar al sindicato coincidiendo con un momento en el que los gobiernos implementan medidas antisociales".

Ante esta situación, el sindicalista aboga por profundizar en las reformas internas que está acometiendo CCOO, por trabajar más fuera del mundo de la empresa, fomentar la solidaridad interna que se presume del modelo confederal y reconocer que el sindicato no es el único elemento determinante de la sociedad civil, por lo que se deberían "estrechar relaciones" y buscar "confluencias" con los movimientos sociales y el conjunto de la sociedad civil. También ha reconocido que no son sólo los altos cargos de los sindicatos lo que tienen que decir a los trabajadores qué hacer, sino que "ellos también tienen que decírnoslo a nosotros".

Lezcano ha enumerado algunos "problemas de actitud" de su organización para superar este escenario, entre los que ha destacado el "problema histórico" que supone ser una "organización con raíz decimonónica", con estructuras "rígidas" en un mundo "caracterizado por la movilidad", y ha criticado la "dinámica muy institucional" de su sindicato, actuando "como si tuviéramos que tener una respuesta a todo lo que pasa".

Sobre la afiliación de CCOO, Lezcano asegura que "está en niveles bajos pero no preocupantes" y que se debe a la dificultad para que las organizaciones estén presentes en las pequeñas y medianas empresas, que son un 90% en España; a la precariedad de los trabajos, que hace que los jóvenes estén fuera del mundo de la empresa "y cuando están no encuentren un estímulo para el compromiso sindical" y, sobre todo, las reformas laborales, que han hecho caer un 20% la cobertura de la negociación colectiva.

El sindicalista también ha respondido a las preguntas de los periodistas antes de participar en las jornadas, y ha criticado duramente las últimas propuestas del Fondo Monetario Internacional (FMI), asegurando que es "un insulto insistir en las políticas de recorte y austeridad.m Parece que vive en otro mundo al de los ciudadanos". Lezcano ha instado al organismo a realizar "un diagnóstico realista sobre la situación del país para comprobar el desastre que ha supuesto la austeridad".

Por último, ha insistido en que CCOO aún está "esperando a que el Gobierno nos llame para tratar la reforma fiscal", lamentando que el compromiso de diálogo de Mariano Rajoy en la reunión del pasado 18 de marzo con los agentes sociales no se haya cumplido.

Preguntado sobre sí, al igual que el expresidente Felipe González, cree que el emergente partido Podemos, liderado por Pablo Iglesias, representan una "altenativa bolivariana que sería una catástrofe" para el sistema, una alternativa bolivariana sería una catástrofe" para España, Lezcano ha respondido que "los que han conducido a la catástrofe son los que han gobernado". "Nosotros no tenemos costumbre de calificar a las formaciones políticas. Es una formación tan lícita como cualquier otra. Todas me merecen el mismo respeto, y sobre todo, me merece respeto el millón largo de votantes que consiguió", aseguró.