Público
Público

La CEOE también pone deberes a Rajoy

La patronal insiste en abaratar el despido y cambiar el modelo de negociación colectiva. Zapatero y Rajoy mantienen una reunión para iniciar el traspaso de poderes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nuevo ciclo. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, se reunieron en la tarde de ayer en el Palacio de la Moncloa para analizar el traspaso de poderes tras las elecciones generales. Por la mañana, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, recibía en el mismo escenario a la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, para abrir la negociación sobre el relevo entre el Gobierno saliente y el entrante.

En este contexto, ayer se cumplió el tercer día de silencio de Rajoy. La última vez que se mostró en público fue la noche del domingo cuando salió al balcón de la sede del PP en Madrid para dar las gracias a quienes habían hecho posible una mayoría absoluta conservadora.

Rosell: 'Los servicios públicos deben gestionarse como si fueran privados'

Que no se muestre en público para dar algún mensaje de tranquilidad a los mercados no significa que no se le acumule el trabajo. Si el martes fueron la canciller alemana, Angela Merkel, y las agencias de calificación las que le marcaron la necesidad de que emprenda reformas urgentes, ayer le tocó el turno a la patronal española y la Unión Europea.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, que urgió a Mariano Rajoy a tomar medidas, mencionó como prioridad del nuevo Ejecutivo la reestructuración del sector bancario para 'restablecer los flujos de crédito' y aliviar una situación que considera asfixiante. Rosell, que intervino en Madrid en un desayuno informativo del Foro Nueva Economía, se detuvo en el meollo de la cuestión, la reforma laboral, si bien no fue todo lo contundente que en otras ocasiones. Sí mencionó los tres ejes sobre los que debería girar esa ansiada reforma para la patronal.

El primero, simplificar la entrada 'demasiado compleja' al mercado laboral, es decir, reducir las modalidades de contratos, una vieja petición de la CEOE, que en algunas ocasiones ha llegado a hablar de un contrato único. Precisamente, en el programa electoral los conservadores apuestan por una simplificación de los contratos.

La UE exige a Rajoy una reforma laboral que acabe con el paro juvenil

También pidió Rosell abordar 'la flexibilidad del día a día', esto es, reformar la negociación colectiva. Aunque el Gobierno de Zapatero ya abordó esta materia hace apenas seis meses, los cambios fueron insuficientes para la patronal, que reivindicaba más poder unilateral para la parte empresarial para, por ejemplo, modificar algunas condiciones laborales. Por eso, el presidente de la CEOE habló ayer de que cada empresa o sector pueda regirse por el convenio que le sea 'más adecuado', sea de empresa, provincial o incluso por centro de trabajo. Rosell no dejó fuera otro de los mantras patronales: el abaratamiento del coste del despido, aunque ayer se limitó a decir que el coste de la extinción de los contratos debe ser 'parecido a Europa'.

Otra de las 'batallas' más urgentes para Rosell es la de combatir la economía sumergida para aumentar la recaudación de impuestos y de cotizaciones sociales. Y, cómo no, 'racionalizar' el gasto público y aumentar la colaboración público-privada. 'Los servicios públicos deben gestionarse como si fueran privados', señaló el líder de la patronal, que defendió las medidas tomadas por algunos gobiernos autonómicos, como los de Castilla-La Mancha o Catalunya.

Rajoy y Zapatero abordaron en la Moncloa la situación de los mercados

Mientras, desde Bruselas, la Comisión Europea le exigió una decidida acción de Gobierno hasta en seis ocasiones. De cinco de ellas se encargó el comisario de Economía, Olli Rehn,que espera del próximo presidente del Gobierno 'reformas valientes' puestas en marcha de manera 'inmediata'.

La más destacada es una nueva reforma laboral que acabe con el paro juvenil, que preocupa especialmente a Bruselas. 'Un paro tan alto como el que hay ahora en España, el 20% en conjunto y más del 40% para los jóvenes, es simplemente insostenible y hay que actuar inmediatamente para reducir la alta tasa aseguró en una comparecencia en la Eurocámara. Si yo fuera un joven español y me enfrentara a un paro juvenil de más del 40%, mientras que el paro en los Países Bajos es del 4% o el de Austria del 5%, me preguntaría por qué'.

Otro comisario, esta vez Lázló Andor, titular de Empleo, pidió la introducción de un 'contrato único', incentivos a los jóvenes emprendedores y más inversión en educación.

Además de un llamamiento a combatir el paro, el Ejecutivo comunitario alabó el esfuerzo del Gobierno saliente en la lucha contra el déficit y su reforma de las pensiones, que contó con el voto en contra del PP. Rehn pidió mantener el control de las cuentas públicas y la reforma de las pensiones, así como la revisión regular de los parámetros de las pensiones en línea con los cambios en la esperanza de vida', ya que son 'puntos de partida muy importantes para el nuevo Gobierno cuando prepare su programa', informa Daniel Basteiro.

Mientras, los conservadores pisaron ayer el Palacio de la Moncloa por primera vez desde que ganaron las elecciones. Por la mañana, Jáuregui trazó junto a Saénz de Santamaría la hoja de ruta para el traspaso de poder. Y por la tarde, a partir de las 17.00 y durante más de dos horas, Zapatero y Rajoy se reunieron sin previo anuncio como primera toma de contacto tras las elecciones. Sobre la mesa, estuvieron la situación de los mercados, la consolidación fiscal, la crisis de la deuda y la preparación del próximo Consejo Europeo, que se celebrará el día 9 en Bruselas. Habrá más reuniones. Mañana Jáuregui y Sáenz de Santamaría volverán a verse las caras.

En marzo de 2004 pasaron 11 días desde los comicios hasta que José María Aznar recibió en el Palacio de la Moncloa a Rodríguez Zapatero.