Público
Público

Chacón firma un manifiesto que pide "un cambio de rumbo" del PSOE

El documento lo suscriben 30 dirigentes, entre los que destacan Francisco Caamaño, Cristina Narbona, Josep Borrell, Javier Rojo, Juan Fernando López Aguilar y Roberto Jiménez. Admiten que el partido "se ha alejado" de l

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuatro horas después de que finalizase el debate de investidura, la ministra de Defensa en funciones, Carme Chacón, dio un paso. El primero para agitar el debate en el PSOE y quizá allanar su camino hacia la Secretaría General del partido. Su nombre y el de Alfredo Pérez Rubalcaba resuenan como posibles aspirantes a liderar el PSOE.

Chacón, que amagó en mayo con presentarse a las primarias para ser candidata a la Presidencia, y otros 29 socialistas hicieron ayer público el manifiesto 'Mucho PSOE por hacer' (ver PDF), contribución abierta al debate en el socialismo español, en el que ponen de relieve tanto los errores como los logros del Ejecutivo de Zapatero y abogan por 'un cambio de rumbo' en el partido que les vuelva a acercar a la sociedad.

Entre los firmantes del documento, colgado a las 18.00 horas en Internet (www.muchopsoeporhacer.com), destacan el ministro de Justicia en funciones, Francisco Caamaño, el expresidente del Senado Javier Rojo y los exministros Juan Fernando López Aguilar, Josep Borrell y Cristina Narbona. Esta última redactó la ponencia marco para las elecciones del 20-N y formó parte del equipo de colaboradores de Rubalcaba.

A ellos se suman líderes regionales como el vicepresidente de Navarra, Roberto Jiménez, o alcaldes como el de Sabadell, Manuel Bustos. 'Hay dirigentes de toda España', resalta uno de los firmantes, remarcando que no son 'una plataforma de poder sino un conjunto de gente que quiere aportar ideas'. Es más, explica otro de los promotores, se ha cuidado que haya un 'equilibrio' por territorios, por género y por generación, entre otros factores. De hecho, hay al menos un dirigente por cada comunidad autónoma.

Esta treintena de firmantes -algunos desconocidos para la opinión pública- conforman 'la primera oleada. Habrá una segunda', advierten. El hecho de que el manifiesto se publicara después de que acabase la sesión de investidura se justifica, según uno de los promotores, en que han querido ser 'respetuosos con el proceso institucional'.

Torres Mora redactó parte del texto y Caamaño hizo tareas de coordinación

Algunos colaboradores en la iniciativa no figuran entre los firmantes, que ya son cerca de un centenar, según los promotores. Es el caso del diputado José Andrés Torres Mora, que ha trabajado en la redacción del documento, cuyos primeros borradores estuvieron listos hace tres semanas. Caamaño ha tenido un papel clave en tareas de coordinación.

Los promotores quieren que haya 'un debate presencial para que la gente vuelva a las agrupaciones', explica uno de ellos. Una de las críticas que ha recibido el PSOE ha sido por descuidarlas. Se trata de promover el debate hasta después del Congreso Federal que se celebrará en febrero.

Varios de los promotores insisten en desvincular la iniciativa de futuros candidatos. En concreto, de Chacón. 'Ella se limita a ser una más' de los defensores de agitar el debate de ideas en el PSOE y hacer un análisis de la situación en la que 'no se puede minimizar la crítica'. No obstante, pocos dudan de que en esta iniciativa está el germen de la futura candidatura.

Sin entrar en el debate de nombres, el documento parte de los resultados del 20-N, 'la mayor derrota electoral desde la Transición', para hacer autocrítica sin tapujos. 'Nuestra pérdida de apoyos no se debe solamente a la crisis sino a nuestros errores', subraya el manifiesto.

Combinan la autocrítica con la reivindicación del legado de Zapatero

Entre los fallos se apuntan el no llamar a las cosas por su nombre -la gravedad de la situación económica-, aplicar políticas contra la crisis 'ajenas a nuestra orientación ideológica', la incapacidad para equilibrar las cargas fiscales de los 'más poderosos' con los sacrificios exigidos a los más débiles y el haber limitado 'nuestras prácticas democráticas internas con el argumento de las dificultades a las que nos enfrentábamos'.

Estas actitudes, remacha el texto, contribuyeron a que el PSOE fuera perdiendo 'crédito' en la última legislatura. Sin embargo, no todo han sido errores. Por eso, los firmantes reivindican éxitos de las legislaturas de Zapatero, como la 'revolución en los derechos civiles' o los pasos dados para la 'erradicación definitiva' de ETA.

'No debemos renegar de nuestros logros; ni tampoco minimizar la magnitud de la derrota, ni simplificar ni tergiversar sus causas', sostiene el manifiesto, en el que se admite que 'no ha sido sólo la crisis, también la gestión de la crisis ha sido causa de nuestra derrota'.

Combinan la autocrítica con la reivindicación del legado de Zapatero

Con este espíritu, los promotores del documento proponen mirar al futuro, fijándose no en 'quién sino en qué y porqué' se equivocó el PSOE.

Los firmantes consideran que hace 'falta un nuevo proyecto que extraiga todas las lecciones de nuestros aciertos y también de nuestros errores'. Y reconoce que 'para desplegar una política social y civil progresista es precisa una política económica progresista'. En esa línea, aboga por una 'reforma fiscal integral que erradique las injusticias que soportan las rentas del trabajo por cuenta ajena'.

Dicen que la derrota no ha sido sólo culpa de la crisis, sino de la 'gestión de la crisis'

Percibido el distanciamiento del PSOE de su base electoral -'Antes de que los ciudadano se alejaran de nosotros, nosotros no habíamos alejado de ellos', dicen- , y con el reto de recuperar la credibilidad, los firmantes proponen reforzar el compromiso con los 'más débiles, los trabajadores, las mujeres y los jóvenes'. Ahora bien, matizan que el cambio de rumbo que defienden no implica 'bruscos giros basados en cálculos tácticos'. Ni basta 'un mero cambio de caras'.

El crédito, señalan, se recupera con la 'coherencia de nuestras ideas con nuestros actos'. Eso implica apostar por la democracia interna y recuperar el pulso de la calle. Los firmantes remarcan que este debate es el inicio de un proceso que 'debe ser impulsado por un liderazgo democrático y colegiado resultante del Congreso y que habrá de integrar generaciones y sensibilidades.