Público
Público

Chacón planea enviar más soldados a Afganistán

Su misión sería garantizar la seguridad en las elecciones. La ministra indica que España se replegará cuando los afganos "tomen las riendas de su destino"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno pretende continuar aumentando la presencia de tropas españolas en Afganistán. Las fuerzas desplegadas en Qala-i-Naw, capital de la provincia afgana de Badghis, han construido en pocos meses una nueva gran base en la ciudad que ayer visitó la ministra de Defensa, Carme Chacón. El nuevo recinto acogerá, además de los 243 soldados y 500 ingenieros que componen el Equipo de Reconstrucción Provincial que trabaja en la zona desde 2007, a los nuevos 511 militares con los que el Gobierno pretende contribuir a la estrategia estadounidense de 'pacificación', y cuyo envío deberá autorizar el Congreso en febrero. Otro nuevo aumento podría concretarse en mayo, cuando se prevé la celebración de las elecciones legislativas en el país asiático, apuntaron fuentes militares.

'Lo que hemos hecho en Badghis ha dado un gran prestigio a las tropas españolas', indicó Chacón en un almuerzo en la base de Qala-i-Naw. Lo que no precisó la ministra es cuándo se producirá el repliegue. España considerará cumplida su misión cuando las fuerzas de seguridad afganas 'hagan cumplir la ley' y los afganos 'tomen las riendas de su propio destino', señaló.

'La respuesta a por qué estamos aquí es vuestro trabajo', les dice a los soldados

El trabajo de los militares españoles ha convertido Badghis en la única provincia del país en la que existen carreteras asfaltadas y un sistema de aguas residuales. Los principales objetivos de la misión ISAF de la OTAN en la que participa España son, precisamente, ayudar a la reconstrucción de la zona, 'un pequeño desierto en mitad de la nada' como describió ayer el oficial Carpintero, encargado de la información del contingente.

España contribuyó a construir el aeropuerto de Qala-i-Naw, que dividió físicamente a la ciudad en dos, pero que constituye el único punto de comunicación de Badghis con el mundo y con otras ciudades del país. Y la nueva base que ayer visitó Chacón con capacidad para 1.300 efectivos y en la que se han invertido 44 millones de euros también ayudará a que los objetivos se logren con más rapidez. Sin embargo, los problemas sociales se han agravado.

Defensa se reunió con las autoridades locales para diseñar un plan de seguridad

En el barrizal donde se edifican las nuevas instalaciones trabajan afganos, todos ellos hombres, que cobran 900 dólares al mes. El salario es diez veces superior a lo que cobra un funcionario afgano, y esto provoca a los trabajadores numerosos conflictos en la ciudad, siendo objeto de robos y extorsiones. Además, el intento de España de que las afganas participaran en la construcción de la nueva base supuso un fracaso porque la población local entiende que 'una mujer no puede trabajar en una obra', explicó Carpintero.

La afganización que persigue la ISAF sigue siendo un objetivo lejano. Los 511 efectivos que enviará el Gobierno se centrarán, precisamente, en la 'formación e instrucción' de policías y militares locales, indicó la ministra.

Chacón viajó hasta Afganistán para felicitar a las tropas la Navidad y el Año Nuevo. Sobre las 6.30 de la mañana, hora local (tres de la madrugada en España), la ministra aterrizó en el aeropuerto de Kabul, donde desayunó junto a los 77 militares españoles que, desde el pasado 1 de octubre y por un periodo de seis meses, se encargan de la gestión del aeródromo. 'Los españoles se preguntan por qué estamos en Afganistán, y la respuesta es vuestro trabajo', les dijo Chacón a los soldados.

Entre estos, hubo sentimientos de todo tipo. Algunos no pudieron contener las lágrimas cuando la ministra mencionó la 'dificultad de pasar las fiestas lejos de la familia'. Otros se mostraron orgullosos de 'servir a los españoles en todas las épocas del año'.

Tras su estancia en Kabul, la ministra tomó un avión Hércules del Ejército del Aire que se desplazó hasta Qala-i-Naw, donde pasó revista a las tropas y homenajeó a los militares fallecidos durante la misión.

Llamazares exigió la comparecencia en el Congreso del presidente del Ejecutivo

Tras visitar las instalaciones de la nueva base española y almorzar con los soldados, Chacón se reunió con el jefe de la policía afgano y con autoridades de Qala-i-Naw. Además de agradecer al Gobierno español su contribución en Badghis, el encuentro sirvió para diseñar las futuras estrategias de seguridad en la zona, una de las más conflictivas del país asiático, en la que nuestras tropas han sufrido hasta cuatro ataques en las últimas semanas.

En España, la indignación recorrió a IU. Gaspar Llamazares exigió la comparecencia en el Congreso del presidente del Ejecutivo, informa Juanma Romero. 'No nos basta con la explicación al uso de Chacón- relató el diputado a Público-. Estamos ante una escalada permanente e incomprensible de envío de tropas. Resulta paradójico que el Gobierno que hablaba de la Alianza de Civilizaciones sea ahora un ferviente defensor de mandar más soldados a una zona de guerra. Más que la afganización, Chacón promueve la iraquización, y eso es un fracaso'.

El presidente afgano, Hamid Karzai, denunció ayer la muerte de 10 civiles, entre ellos ocho niños, durante una supuesta operación militar de las fuerzas extranjeras registrada el domingo en la provincia oriental afgana de Kunar. Karzai, que no detalló si fue una ofensiva por tierra o si las tropas extranjeras bombardearon la zona, ha enviado una delegación a la zona para investigar lo sucedido. Según un informe de la ONU, 1.500 civiles afganos murieron en los primeros ocho meses de 2009, un 23% de ellos en acciones militares de las fuerzas extranjeras y afganas.