Público
Público

Chacón propone crear un protocolo para evitar altercados el 12-0

Fuerte indignación en el PSOE por los insultos y los silbidos a Zapatero durante el desfile militar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Apenas 24 horas después de los polémicos abucheos al presidente del Gobierno durante el desfile militar del 12 de octubre, la indignación corroe al PSOE: casi todos los dirigentes socialistas han salido en tromba a criticar la actitud de crispación que dominó el ambiente . La intención del Gobierno es que esos incidentes no se repitan más y a tal fin la ministra de Defensa ha anunciado que va a convocar a todos los grupos parlamentarios para consensuar un protocolo de celebración de la Fiesta Nacional.

Chacón ha destacado que 'grupos de reventadores faltaron el respeto a las Fuerzas Armadas', así como a la bandera nacional e incluso a los caídos por España en este año y a sus familiares, quienes —ha asegurado— estaban 'muy molestos' por esta actitud.

Según la ministra de Defensa, 'estos grupos de reventadores si quieren expresar su malestar con el Gobierno tienen 364 días para hacerlo' y ha dicho que lo que tienen que hacer es tener 'el valor de convocar una manifestación' el mismo día 12 de octubre'.

Poco antes, el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se refirió al asunto en los pasillos del Congreso:'Las personas que se manifestaron o expresan una y otra vez una posición tienen derecho', reconoció, 'pero deberían intentar mantener el respeto'.

José Bono, presidente del Congreso, fue más lejos y criticó  la 'calidad humana' y la 'desvergüenza' de quienes silbaron y abuchearon a Zapatero.

Bono: 'Lo mismo me da quién sea el presidente, pero eso lo único que pone de manifiesto es la calidad humana de quienes aprovecharon un acto de homenaje a los caídos'.

Visiblemente enfadado, Bono dijo que 'en ningún país del mundo el Día de la Fiesta Nacional se insulta al presidente del modo tan descarado y vergonzoso que ayer ocurrió' en el Paseo de la Castellana.

'Lo mismo me da quién sea el presidente, pero eso lo único que pone de manifiesto es la calidad humana de quienes aprovecharon un acto de homenaje a los caídos o una Fiesta Nacional para comportarse de ese modo', afirmó. Bono arremetió contra 'los que se comportan así, los que los alientan y los que lo justifican', aunque esgrimió que todos ellos forman parte de 'una minoría muy pequeña y que no podemos generalizar'.

José Blanco, ministro de Fomento y vicesecretario general de los socialistas, fue más conciso:'La derecha y la derecha extrema utilizan cualquier oportunidad para lanzar gritos contra el presidente, pero ya estamos acostumbrados a que no respeten nada, ni siquiera el homenaje a las víctimas y a los fallecidos'.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, calificó de 'completamente improcedente e inadecuado' que un 'colectivo' intente 'apropiarse de la Fiesta Nacional creyendo que solamente es suya y queriendo monopolizarla para expresar su descontento contra el Gobierno'.