Público
Público

Chacón, sobre la reforma: "La forma no me ha gustado nada"

La ministra de Defensa insiste no obstante en que era "imprescindible" poner límites al déficit público en la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha confesado que no le 'ha gustado nada la forma' en que se ha reformado la Constitución española, aunque ha insistido en que era 'imprescindible' poner límites al déficit público en la Carta Magna.

En una entrevista en Catalunya Ràdio , Chacón ha asegurado que es consciente de que las urgencias financieras obligaban a dar un 'mensaje claro y rapidísimo' por parte de España, pero ha admitido que le habría gustado tramitarla sin necesidad de recurrir a la 'lectura única' y con 'debate interno, reflexión pública y participación'.

De esta forma, Chacón ha expuesto en público la opinión que ya trasladó en la última ejecutiva de los socialistas catalanes, en la que éstos debatieron sobre el cambio constitucional. 'La forma no me ha gustado nada', ha confesado abiertamente Chacón, que no obstante ha remarcado que España necesitaba dejar claro que 'paga sus deudas'.

Asimismo, ha tildado de 'incomprensible' que CiU no participara en la votación de la reforma constitucional, una postura que cree 'bastante estrafalaria' cuando el gobierno catalán 'recorta en sanidad y educación'.

Por otra parte, ha admitido que el Gobierno español 'se equivocó' al no haber 'pinchado con más energía' la burbuja inmobiliaria.

Respecto a su renuncia a competir por encabezar la candidatura del PSOE a la presidencia del Gobierno en las generales, ha evitado pronunciarse sobre qué habría sucedido si se hubiera medido a Alfredo Pérez Rubalcaba. 'Dije que no volvería a hablar y cumpliré mis palabras', ha afirmado Chacón, que ha reiterado que está a disposición del candidato del PSOE.

La ministra de Defensa ha avalado además la fórmula pactada en julio por los alcaldes de Lleida, Àngel Ros, y de Sabadell, Manuel Bustos, sobre el rol del PSC en el Congreso, que contempla que este partido pueda votar diferente del PSOE en asuntos de 'especial interés para Catalunya y su autogobierno'.

El acuerdo entre Ros y Bustos no pide el grupo propio para el PSC en el Congreso de los Diputados pero sí defiende el derecho de los socialistas catalanes a votar diferente al PSOE en determinadas circunstancias, y siempre que no haya habido acuerdo en una comisión de seguimiento formada por representantes del PSC y el PSOE.