Público
Público

Chaves agita el recuerdo del 'decretazo'

Arenas reclama "rebeldía" frente a la "foto fija" de la Junta de Andalucía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un cierto aire de dejà vu sobrevuela la campaña andaluza. Los candidatos Manuel Chaves (PSOE) y Javier Arenas (PP) se enfrentan 14 años después de su primera contienda. Ha llovido desde 1994. Arenas, tras un segundo fracaso electoral en 1996, se marchó a Madrid para ser ministro con José María Aznar. Tras la derrota de Mariano Rajoy, regresó para intentarlo por tercera vez. Menos estaciones ha tenido el viaje de Chaves, presidente de la Junta desde 1990. La pregunta es: ¿cuál de los dos perfiles genera más ilusión y confianza?

A la tarea de ajustar cuentas entre sí para dilucidar esta cuestión dedicaron ayer buena parte de sus mensajes políticos los dos candidatos. El uno intentó cazar al otro en la trampa de su pasado: Arenas a Chaves, al que las encuestas pronostican un amplio triunfo, por su larga permanencia en el poder; Chaves a Arenas, que tiene por toda aspiración realista arrebatar al PSOE la mayoría absoluta, por su pertenencia a un partido que tiene en Andalucía su plaza electoral maldita y por su contribución desde el Gobierno a las políticas de Aznar, con especial hincapié de Chaves en el decretazo.

El PP llama a “rebelarse”

El presidente regional del PP llamó este sábado a los ciudadanos, en un mitin en Málaga ante 6.000 personas, a “rebelarse” contra la “foto fija” que el jefe del Ejecutivo quiere para Andalucía. “Cree que así se mantendrá siempre en el poder, pero en realidad es un tapón para el despegue”, proclamó el líder del PP, acompañado de Mariano Rajoy, que aseguró que, con el PP, Andalucía se convertiría en “motor económico” de españa, como las comunidades de Madrid, Valencia y Murcia. Ante esta “foto fija” en la que el líder conservador pretende enmarcar al presidente del PSOE, éste, en lugar de retirarse, posó encantado, la sonrisa de oreja a oreja. “Llevamos en el poder el mismo tiempo que ellos en la oposición”, señaló.

Sabedor de que las referencias a su prolongada estancia en el poder van a ser uno de los ejes del discurso de la oposición, Chaves ha decidido presumir de experiencia y hacer balance de “25 años de progreso”. “Los hechos son lo que valen, y no los años”, dijo ante unas 1.600 personas en un acto de UGT en Bollullos de la Mitación (Sevilla).

Y ahí se decidió a imitar a su principal opositor en lo que se refiere a mirar al pasado con cierta malicia. La víctima de sus dardos fue la era Aznar: “Nos acordamos del decretazo, de que quiso reducir el PER, de que nos metió en una guerra ilegal y de que mintió tras los atentados del 11 de marzo. Nunca ha sido un partido de fiar”, afirmó.