Publicado:  30.03.2012 00:30 | Actualizado:  30.03.2012 00:30

Cientos de miles de personas exigen al Gobierno que rectifique

Manifestaciones multitudinarias secundan la huelga general contra la reforma laboral y evidencian el descontento social contra los recortes. Los sindicatos dan un mes para negociar al Ejecutivo, que minimiza la repercusión de los paros

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cientos de miles de manifestantes se han echado a las calles para protestar contra la reforma laboral y los recortes del Gobierno. Unas protestas multitudinarias que han puesto el punto y final a la huelga general convocada por los sindicatos, la octava en la historia de la democracia y la primera contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy. "Quieren acabar con todo" era el lema de las centrales sindicales mayoritarias, al que ha respondido, según los convocantes, el 77%.

Una vez más el baile de cifras ha sido uno de los puntos de confrontación. Mientras el Gobierno ha intentado minimizar la repercusión de la huelga al cifrar en 800.000 los asistentes a las manifestaciones convocadas en más de un centenar de ciudades, sólo a la marcha de Madrid han acudido 900.000 manifestantes, según los sindicatos, que hablan de que más de 10.400.000 personas han secundado los paros.

Las manifestaciones se han regido por un ambiente festivo y han transcurrido con "normalidad", según ha calificado el Gobierno. Sólo unos enfrentamientos en Barcelona entre la policía y algunos manifestaciones han enturbiado la jornada.

En la cabecera de la protesta de la capital, que arrancó en la plaza de Neptuno y pudo culminar en la Puerta del Sol después de que una sentencia judicial le quitara la razón a la Delegación del Gobierno, marchaban los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

"No se pueden arruinar de un plumazo 30 años de dialogo social

Desde la emblemática plaza, los líderes sindicales han amenazado con un "conflicto ascendente y prolongado" y han advertido de que seguirán convocando a los trabajadores hasta que el Gobierno se siente a modificar "sustancialmente" la reforma laboral y le han dado hasta el 1 de mayo para dar una respuesta.

"No se pueden arruinar de un plumazo 30 años de dialogo social en España", ha afirmado Toxo al respecto de la política del ejecutivo de Rajoy antes de añadir de que el 29-M no ha sido "la estación final de nada" en clave de advertencia sobre otra nueva huelga general. Por su parte, Méndez le ha dado a Rajoy dos opciones: "cambiar o cambiar". El líder de UGT ha asegurado que al Gobierno, que "no quiere reconocer la realidad ni de lo mal que lo hace ni de la huelga general", se le "ha marchitado el crédito político".

Para el Gobierno, el impacto de la huelga "ha sido muy moderado"

En su discurso en una plaza con todos sus accesos repletos, tanto Toxo como Méndez se han felicitado del "éxito" de la huelga. Durante sus intervenciones han asegurado que la ciudadanía ha "vencido al piquete del miedo". "Señor Rajoy, este no es un conflicto entre sindicatos y Gobierno, si no entre Gobierno y la mayoría de la sociedad", han declarado.

No sólo la manifestación de Madrid, la más multitudinaria, ha sido masiva. En Barcelona o Valencia, en Galicia o Andalucía y en el resto de movilizaciones el descontento mostrado contra los recortes era más que evidente. En todas las marchas el mensaje que ha calado entre todos los lemas y proclamas ha sido el mismo: el Gobierno debe rectificar.

 

Por su parte, y desde primera hora, el Ejecutivo se ha empeñado en minimizar la repercusión de los paros. Para el gabinete de Rajoy el impacto de la huelga "ha sido muy moderado a lo largo del día", ha informado de que la actividad económica se ha visto menos afectada en este paro que en otros anteriores y se ha valido del descenso del consumo eléctrico (16,3% frente al 16,9% de la huelga general de 2010) para calificar casi de fracaso el seguimiento de la huelga en comparación al último paro general.  

Las manifestaciones más masivas han sido las de Madrid, Barcelona y Valencia

En la última comparecencia del Gobierno, la de la directora general de Política Interior, Cristina Díaz, los datos apenas han cambiado los ofrecidos por el Ejecutivo por la mañana. El transporte público ha seguido durante la tarde la tónica iniciada a primera hora y "en la mayor parte de las ciudades se han cumplido los servicios mínimos. Madrid y Barcelona han alcanzado "límites cercanos a un día laborable normal", ha añadido la directora general.

Sin embargo, para los sindicatos, el seguimiento de la huelga se sitúa en el 77%. En los sectores de transportes, industria y construcción y agricultura y ganadería la adhesión ha superado el 95%, mientras que en el sector servicios se situaba en el 70%. UGT y CCOO han detallado que el sector con mayor seguimiento del paro ha sido industria y construcción, con un respaldo del 97%, por delante del transporte, con un 95%, y de la agricultura y la ganadería, también con un 95%.

El menor seguimiento de los paros corresponde al sector público, con un 57% de media para los sindicatos y cerca de un 17% para el Gobierno. Durante la jornada, según el Ejecutivo, han resultado heridos 58 agentes y 46 ciudadanos y se han efectuado 176 detenciones. Este dato de detenidos, ha concluido Díaz, ha sido superior al de la huelga de 2010 (100) debido a que en esta ocasión ha habido 381 concentraciones frente a las 306 de aquel paro.

PUBLICIDAD

Comentarios