Público
Público

Cifuentes cree que ha sido sometida a un "linchamiento absoluto"

La delegada de Gobierno de Madrid se siente "asustada" por las reacciones en el PP tras pedir que el partido no se defina como cristiano.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha denunciado hoy haber sido sometida a 'una especie de linchamiento absoluto' por proponer una enmienda a la Ponencia del Congreso del PP para que se elimine la palabra 'cristiano' de la definición ideológica del partido.

En una entrevista en EsRadio, Cifuentes ha dicho no entender la polémica que se ha generado con su propuesta y también le han 'asustado' las reacciones, ya que opina que 'se le ha dado una importancia desmesurada'. Ha añadido que 'se ha sacado de contexto y se ha dado una interpretación en la que no me reconozco'.

Además, la delegada del Gobierno  ha recordado que 'en los congresos de los partidos se puede plantear lo que el compromisario quiera' y que 'luego los militantes aceptan, acatan y cumplen lo que diga la mayoría'.

El PP, dice la ponencia, está inspirado 'en los valores de la libertad, la democracia, la tolerancia y el humanismo cristiano y está plenamente comprometido con las necesidades, las preocupaciones y los problemas de todos los ciudadanos'.

Ángel Garrido también defenderá los derechos de los homosexuales en el Congreso del PP

En la enmienda de Cifuentes, junto al presidente del pleno del Ayuntamiento de Madrid, Ángel Garrido, se propone quitar la palabra cristiano 'toda vez que es absolutamente improcedente proponer como base ideológica de una formación política la correspondiente a una convicción religiosa'.

Cifuentes ha explicado que su propuesta busca entender que 'efectivamente el concepto de humanismo ya engloba al cristianismo', por lo que ha remarcado que su intención no era plantear que se renuncie a estos planteamientos.

Esta no será la única enmienda que lleven al Congreso Garrido y Cifuentes. El presidente del pleno defenderá, como ya hizo Cifuentes en el Congreso Nacional del PP de Valencia en 2008, los derechos de los homosexuales.

Para la delegada del Gobierno en Madrid, las creencias deben quedar en el ámbito 'personal', si bien ha subrayado que no es su intención pedir que se renuncie a 'la cultura' cristiana. Así, ha puesto como ejemplo que ella ha llevado a sus hijos a un colegio católico.