Público
Público

Cinco detenidos por comprar mujeres y prostituirlas

Los proxenetas amenazaban de muerte a las víctimas, de nacionalidad rumana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco ciudadanos rumanos residentes en Vinaròs (Castellón) han sido detenidos por los Mossos d'Esquadra por comprar mujeres de su país para prostituirlas en la carretera N-340, a su paso por las localidades de Sant Carles de la Ràpita, Alcanar y Amposta (Tarragona). En el momento del arresto, el grupo presuntamente extorsionaba hasta a 11 mujeres de entre 19 y 38 años. El juez de Amposta encargado del caso ha decretado secreto de sumario, al estimar que podría procederse tanto a nuevas detenciones como a localizar a alguna víctima más.

Todas las víctimas habían sido captadas en Rumanía con promesas de poder establecer relaciones sentimentales en Catalunya que les mejorarían la vida. Sin embargo, al llegar eran vendidas a la red de proxenetas, que las obligaba a ejercer la prostitución de forma violenta. Si las mujeres se resistían, eran amenazadas de muerte.

También sufrían agresiones de todo tipo, al tiempo que eran forzadas a mantener relaciones sexuales con los miembros de la banda. Una de las víctimas había sido encerrada durante cinco días en un domicilio donde fue maltratada antes de devolverla a lacarretera.

Los proxenetas, que marcaban el precio de los servicios y se quedaban con todos los ingresos obtenidos por las chicas, las obligaban a tener sexo con los clientes incluso sin ningún tipo de protección. Algunas de las víctimas estaban embarazadas y ejercían la prostitución hasta que la gestación estaba muy avanzada. En ese momento les hacían abortar con métodos que ponían en peligro su vida.

Los cinco detenidos (de 20 a 32 años de edad) están acusados de delitos relativos con el proxenetismo, contra los derechos de los trabajadores de ciudadanos extranjeros, agresiones sexuales, detención ilegal y contra la salud pública.

Fuentes del Ayuntamiento de Alcanar, donde actuaban la mayoría de las mujeres, han señalado que la Policía Local lleva un registro semanal de las prostitutas que actúan dentro del municipio para 'conocer si desaparecen de un día para otro, lo que puede ser indicio de que hayan sido víctimas de alguna agresión'. 'La semana pasada fueron detectadas dos jóvenes de cerca de 19 años', añadieron dichas fuentes.

Aun así, el consistorio no puede ir más allá porque la prostitución no es un delito en España. De lo que nadie duda es de que es un negocio. El Congreso de los Diputados ha calculado en 700.000 euros diarios el dinero generado el año pasado sólo en la provincia de Tarragona por cerca de 7.000 personas víctimas de explotación sexual. De estas, el 95% son mujeres de entre 20 y 32 años en situación irregular.