Público
Público

Cinco médicos más responsabilizan a 'sor María' de las adopciones irregulares

13 trabajadores de la Clínica Santa Cristina de Madrid han señalado a la religiosa como única culpable del robo de bebés. Los afectados no creen que lo hiciera sola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco nuevos médicos que han testificado hoy ante el juez de instrucción del caso de María Gómez Valbuena, conocida como 'sor María', por el supuesto robo de una niña en la Clínica Santa Cristina de Madrid en 1982, han señalado que la imputada era la única responsable de tramitar las adopciones. Sus declaraciones se unen, así, a las ya realizadas por cinco doctoras el pasado martes y por otros tres facultativos, la semana pasada.

El titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, ha tomado hoy declaración a cinco pediatras del centro sanitario: Luis Cardona Urda, Jaime Campos Castelló, Ángel María de Pablo del Río Ganuaza, Feliciano Martín Sanza y Jaime Rodríguez Salvador. El juez tratará ahora de localizar a cuatro testigos que no han sido encontrados, antes de cerrar la fase de instrucción en diligenciasdel caso de los bebés robados.

Los citados hoy han confirmado cómo se identificaba a los niños en incubadoras para diferenciar a los que iban a ser dados en adopción y han indicado que, en el caso concreto que se investiga, es posible que hubiera un cartel donde solo pusiera el nombre de 'María', según el abogado de la denunciante, Guillermo Peña.

Los testigos han coincidido en señalar que la única responsable de tramitar las adopciones era 'sor María' y que ningún servicio, ni dirección, ni jefatura de sección, ni jefatura de servicio, sabía nada de adopciones porque todo lo llevaba en exclusiva la asistente social, ha asegurado el letrado Peña.

Los pediatras han exculpado al resto del personal del centro

Al ser preguntados por el criterio para entregar a los bebés que se daban en adopción, los pediatras han manifestado que 'sor María' decía si eran para adopción o no y era quien decidía, en última instancia, con quién se iban.

Cuatro de los testigos de hoy han declinado hacer declaraciones a los periodistas a la salida de los juzgados, mientras que el doctor Jaime Campos Castelló ha manifestado a los periodistas que no tenía nada que ver con el caso porque trabajaba en consultas.

Ahora, el juez tratará de localizar a los cuatro testigos que no han sido encontrados, para cerrar la fase de instrucción en diligencias previas, en la que han testificado 26 personas. Peña ha opinado que ya hay material suficiente del que se derivan indicios razonables de delito, aunque ha apuntado que hay que dejar trabajar al juez de instrucción para ver si decide la continuación del procedimiento abreviado en fase de juicio oral o el archivo.

A las puertas de los juzgados de Plaza de Castilla se ha reunido hoy un grupo de personas de la Asociación Sos Bebés Robados para pedir a la Justicia que les ayude a encontrar a sus familiares.

'Los médicos tienen que saber dónde están nuestros niños. No toda la culpa es de la monja. Nadie se cree que la trama la llevara esta señora sola. Hay gente que se ha lucrado con nuestros hijos. No queremos dinero. Queremos justicia. Queremos saber dónde están nuestros hijos', ha recalcado la portavoz de Sos Bebés Robados, María Cruz Rodrigo.

Rodrigo ha insistido en que 'nadie se cree que una religiosa sea capaz de robar niños como si fuera la cigüeña', que ninguno de los médicos que viene a declarar ante el juez sepa nada y que toda la culpa sea de la monja.

Asimismo, la portavoz de la asociación ha celebrado la próxima apertura de una oficina de atención para los afectados por parte del Ministerio de Justicia y la creación de dos ficheros, uno con las solicitudes de información administrativa de las víctimas y otro con los perfiles de ADN.

Rodrigo ha estimado que es 'una propuesta estupenda, pero llega un poco tarde', porque casi todas las familias tienen hechas las pruebas genéticas, al tiempo que ha destacado la importancia de que se abran archivos para poder investigar los casos de bebés robados.