Publicado: 10.11.2011 04:20 |Actualizado: 10.11.2011 04:20

El círculo de Urdangarin desvió fondos públicos a un paraíso fiscal

Los registros en Barcelona indican que parte del dinero que el Instituto Nóos captó en el Govern balear y en la Generalitat valenciana terminaron en Belice

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los registros policiales practicados el lunes por orden del juez del caso Palma Arena en despachos de Barcelona vinculados al Instituto Nóos han destapado nuevos datos que complican más la situación de Iñaki Urdangarin, cuya imputación planea ya solicitar la Fiscalía Anticorrupción. Fuentes de la investigación aseguraron ayer a Público que los documentos incautados indican que el círculo del yerno del rey creó un entramado societario que desvió a un paraíso fiscal entre 2006 y 2007 parte de los fondos públicos captados por Nóos en Balears y el País Valencià para la organización de sendos foros sobre deporte y turismo. El dinero, cuya cuantificación aún se investiga, acabó en Belice, país caribeño históricamente ligado a Reino Unido y considerado paraíso fiscal por la OCDE hasta este año.

Las fuentes consultadas señalan que la sociedad utilizada como puente en España hacia Belice fue De Goes Center for Stakeholder Management SL. Constituida en marzo de 2006, De Goes Center es una de las empresas que utilizaron Urdangarin y su número dos en Instituto Nóos, Diego Torres,para desviar dinero público y "apoderarse" de él, según el auto del juez, adelantado ayer por El Periódico y El Mundo.

La fundación que la Policía registró posee la empresa que hizo de

Es una de las sociedades sobre las que el magistrado ordenó buscar documentación en la sede barcelonesa de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social. Constituida en 2006 y situada hasta ahora fuera del foco mediático, esa fundación carece oficialmente, como Nóos, de ánimo de lucro. Y, a tenor de las hemerotecas, a ella ha estado vinculado igualmente el marido de Cristina de Borbón. La pareja posee una inmobiliaria, Aizoon SL, a la que el juez también ha ordenado expresamente seguir el rastro.

Fundación Deporte, Cultura e Integración Social pertenece desde su inicio a Diego Torres,según fuentes de la investigación. Y adquirió De Goes Center, que tiene como administrador a Mario Sorribas Fierro.Este último es una de las 13 personas sobre las que, junto con el propio Urdangarin, cursó el juez instrucciones de búsqueda en los registros de Barcelona. En 2005, Sorribas fue entrevistado por la prensa balear y la especializada en turismo como miembro del comité organizador del Illes Balears Forum. Aquel evento reportó al Instituto Nóos 1,2 millones de euros aportados por el Govern de Jaume Matas. El año siguiente, la iniciativa se repitió y Matas destinó otros 1,1 millones a Nóos. Los justificantes de gasto no han aparecido. El juez sostiene que Urdangarin y Torres utilizaron Nóos para desviar fondos públicos y apoderarse de ellos a través de un entramado societario.

Aunque es Sorribas quien consta como administrador de De Goes Center, los investigadores del caso sostienen que la empresa fue creada en realidad por Diego Torres y le atribuyen su participación en la sociedad. El abogado de Torres no atendió ayer la llamada de Público.

La sociedad es De Goes Center, una de las señaladas por el auto judicial

Al menos entre noviembre de 2004 y junio de 2006, Urdangarin presidió el Instituto Nóos. En ese periodo, y así lo relata el auto judicial, Torres desempeñó el cargo de gerente. Cuando el duque de Palma abandonó la presidencia del instituto, le relevó en el puesto su número dos, quien permanece imputado desde julio en la pieza separada del Palma Arena que sigue el rastro de los 2,3 millones con que el Ejecutivo balear de Jaume Matas financió a Nóos.

¿Cómo cree el juez que desvió dinero público el Instituto Nóos? Así: "Por el Instituto Nóos se fijaban unos precios totalmente desproporcionados por los servicios que prestaba para la Administración Pública y, tras recibir los fondos públicos, se simulaba por parte de dicha asociación la contratación de servicios ficticios". Los prestaban, detalla el juez, las compañías del "entramado societario" creado por Urdangarin y Torres.

Urdangarin y Diego Torres se apoderaron de

Anoche, el análisis de la documentación intervenida no había aportado ningún elemento que permita afirmar que Urdangarin estaba al tanto del desvío de fondos a Belice. Pero quienes conocen la investigación desde dentro consideran poco verosímil la versión exculpatoria que ya ha comenzado a circular y según la cual Diego Torres utilizó el nombre de Urdangarin sin su consentimiento para abrir las puertas del Govern baleary la Generalitat valenciana.

De hecho, el auto del juez del caso Palma Arena, José Castro, desbarata esa tesis cuando relata el momento en que Urdangarin y Torres toman el mando de Instituto Nóos. "La única finalidad perseguida con la asunción o toma del control del Instituto Nóos era contar con la cobertura de una asociación que formalmente no perseguía ánimo de lucro (una especie de ONG dedicada a proyectos sociales)".

El magistrado no distingue entre Urdangarin y Torres.Y más adelante los cita a ambos en pie de igualdad cuando reseña cómo entre los últimos meses de 2004 y febrero de 2005, Urdangarin y Torres "entraron en contacto con José Luis Ballester, en aquel momento director general de Deportes del Govern balear". El objetivo cumplido de aquel contacto fue lograr que el Govern balear encargara a Nóos "una réplica casi exacta" del congreso internacional sobre turismo y deporte organizado por esa misma asociación en Valencia en 2004. En marzo de 2010, Matas endosó a Ballester las culpas del caso Palma Arena durante su declaración judicial. El exmedallista olímpico padecía entonces una gravísima enfermedad ahora estabilizada.

La Casa Real guardó ayer de nuevo silencio sobre las pesquisas que acorralan al marido de la hija menor del jefe del Estado.