Público
Público

Cita en L'Aquila para prevenir seísmos financieros

Berlusconi sostiene que "la crisis global ya ha agotado su mayor fuerza"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes de las principales economías mundiales se reunirán la próxima semana en la Cumbre del G-8 en Italia para tratar de dejar definitivamente atrás los peores efectos del terremoto financiero y apuntalar la economía mundial con el fin de que pueda resistir mejor futuras sacudidas. Lo harán en las afueras de L'Aquila, la ciudad que todavía tiembla, y de verdad, por las réplicas de un terremoto que se llevó por delante casi 300 vidas el pasado 6 de abril.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, decidió que sería el mejor sitio para tomar decisiones que afectarán a millones de personas y desde luego un lugar más idóneo que el marco inicial elegido, la idílica isla Magdalena, en Cerdeña. El anfitrión del encuentro quiere lanzar el mensaje de que 'hay que tener confianza en que la crisis global ya ha agotado su mayor fuerza'; o sea, que lo que está por venir será mejor.

No obstante, su ministro de Economía, Giulio Tremonti, teme que todavía sea demasiado pronto para pactar unas reglas financieras que eviten otra crisis como la que desencadenaron las hipotecas subprime norteamericanas.

Una reunión hace escasas semanas en la ciudad de Lecce para desbrozar el camino reveló muchos recelos, especialmente de Gran Bretaña. Tremonti, no obstante, confía en la ayuda de la alemana Angela Merkel para avanzar en un proyecto de futuro código de gobierno corporativo, integridad de los mercados, reglamentación y supervisión financieras, cooperación fiscal y transparencia de las políticas macroeconómicas.

La cumbre de L'Aquila también pretende pactar 2010 como límite para terminar la ronda Doha de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio, así como comprometer más ayuda al desarrollo y medidas más severas para la lucha contra el cambio climático. Pocos apoyos tienen por ahora la iniciativa francesa de poner coto a los precios del petróleo y la china de aprobar una moneda de reserva alternativa al dólar.