Público
Público

CiU se aleja del PP tras cortejar al voto inmigrante

La federación sólo pide a los "nuevos catalanes" que empleen el catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al himno nacional de Catalunya Els segadors, una pieza solemne y belicosa cuya letra aparecía en una pantalla gigante a modo de karaoke, le siguió una charanga a cargo de un grupo de marroquíes. Esos ritmos sí hicieron vibrar a los 2.000 inmigrantes que habían asistido al acto más multitudinario hasta ahora de CiU en campaña. A juzgar por su entusiasmo, abrazan la religión convergente y tienen en Artur Mas a un líder.

Y eso que la federación no preparó un acto sin contenido ni al amparo sólo de la reivindicación folclórica. Al contrario: el responsable de inmigración de Convergència Democràtica, Àngel Colom, dejó tres mensajes claros con el mismo tono mesiánico con que hace unos lustros pedía la independencia. Uno, no quiere una 'sociedad multicultural', sino una sola sociedad. Dos, que 'se ha acabado la Catalunya asistida de algún partido que utiliza la inmigración para ganar votos'. Y tres, que el catalán debe ser 'lengua común'. Un discurso muy alejado del que CiU empleó en 2006, cuando Mas planteó un carné por puntos para inmigrantes y que aleja a los convergentes del PP.

Mas entró en escena para presentar el asunto como si no planteara los problemas que el alcalde de Vic (Barcelona) y compañero de lista, Josep Maria Vila d'Abadal, señaló meses atrás. 'Quien ha querido espabilarse ha encontrado una sociedad que le ha permitido tirar hacia adelante', dijo, para añadir que 'en Catalunya no hay castas' y que 'sólo se siente extranjero quien quiere serlo'.

El acto, un éxito, no evitó una cierta confusión, como la que mostró una boliviana: 'No sé qué votar, porque este señor antes estaba con el PP, que es xenófobo'.