Público
Público

CiU devolverá el dinero del Palau

La Fundación Trias Fargas pagará los 630.000 euros en plazos anuales de 80.000

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de darle muchas vueltas, el líder de CiU, Artur Mas, se rindió a la evidencia y ordenó a su partido restituir al Palau de la Música los 632.000 euros que la Fundación Trias Fargas (vinculada a Convergència) recibió de la entidad entre 1998 y 2008, a través de convenios firmados por el estafador confeso Fèlix Millet, hasta hace poco al frente de la institución cultural.

'Lo que podemos hacer es una donación importante y significativa para que el Palau no pierda recursos y reequilibre sus cuentas', afirmó el secretario general de Convergència por la mañana. Horas después el acuerdo se plasmó en un convenio a través del cual la fundación se compromete a donar a la asociación Orfeó Català, propietaria del Palau, un total de 632.000 euros a lo largo de 8 años.

El giro de CiU llega después de que los gestores de la institución advirtieran que reclamarían el dinero, ya que Millet no tenía poderes para firmar los convenios ni fueron autorizados, como era preceptivo, por ningún órgano de gobierno del Palau.

A este hecho se acogió Artur Mas para justificar el viraje de su partido, que hasta ahora se había negado con más o menos vehemencia a devolver el dinero, con el argumento de que los convenios no sólo eran legítimos sino también legales.

La Trias Fargas no ha sido capaz de justificar que se gastase el dinero en actividades de índole cultural, tal y como contemplaban los documentos firmados entre Millet y la fundación. Sí se editaron algunos libros y dieron unos pocos conciertos, pero no para justificar un monto de más de 600.000 euros. Pese a todo, los dirigentes nacionalistas siempre han negado que el dinero del Palau sirviera para financiar el partido y, aún menos, sus campañas electorales.

La confirmación oficial de que Millet no tenía poderes llegó el miércoles a través de una carta enviada por el gerente del Palau, Joan Llinares, nombrado por la Generalitat, al presidente de la fundación convergente, Joaquim Ferrer.

Ante esta 'nueva situación', que podría haber terminado con el Palau, un icono del catalanismo, llevando a CDC a los tribunales, Mas dio instrucciones de negociar un convenio de patrocinio para restituir el dinero. 'No nos pueden exigir la devolución estricta porque actuamos legalmente [no sabían que Millet no tenía poderes] y de buena fe', avisó Mas.

Para CDC es un contratiempo verse obligada a hacer un donativo importante al Palau a menos de un año de una campaña electoral, la catalana, que afronta a todo o nada.

El tripartito se felicitó de que CDC acceda a devolver, 'aunque sea tarde', el dinero que gracias a Millet recibió del Palau. Se lo venían pidiendo con insistencia desde hace semanas PSC, ERC e ICV. Convergència se resistió como gato panza arriba. Hasta ayer.