Público
Público

CiU llevó al Parlament el edificio que querían vender Alavedra y Prenafeta

Los nacionalistas preguntaron al Govern por su compra antes del 'caso Pretoria'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las negociaciones entre la Conselleria de Acció Social de la Generalitat y la inmobiliaria Espais para adquirir una nueva sede eran secretas. Y, en teoría, Macià Alavedra y Lluís Prenafeta, conseller de Economia y secretario general de la Presidència con Jordi Pujol, nunca pidieron ayuda a CiU para asegurarse el éxito de las tareas de intermediación que han acabado con su imputación en el caso Pretoria por asociación ilícita, tráfico de influencias y fraude fiscal.

Pero siete meses antes de que el primer juez instructor del caso, Baltasar Garzón, ordenara detenerlos, el diputado de CiU Josep Lluís Clèries se interesó en el Parlament por el futuro del edificio que Espais, propiedad del también imputado Lluís Casamitjana, quería vender a la conselleria a través de los comisionistas Alavedra y Prenafeta.

El sumario (hecho público hace dos semanas) constata cómo ambos usaron todos los resortes políticos en sus manos singularmente al conseller de Economia Antoni Castells, del PSC para colocar el edificio de la plaça Llevant, en el Fòrum barcelonés. El inmueble, inacabado, se proyectó como hotel pero ahora se vende como sede corporativa.

Hasta ahora, CiU había negado que ayudara a Prenafeta y Alavedra y se desvinculaba de los 'asuntos particulares' de sus dos militantes, suspendidos de su condición temporalmente desde otoño.

El 24 de marzo de 2009 Clèries registró en la Cámara una pregunta reclamando si era cierto 'que el departamento prevé tener una nueva sede en un edificio en la plaça Llevant de Diagonal Mar' y reclamaba conocer si era así, si el edificio se compraría y el coste del traslado. Otras consellerias intentan cambiar edificios de alquiler por otros de propiedad.

Tres meses después, la consellera Carme Capdevila, de ERC, contestó a Clèries que 'no está previsto el traslado de la sede del departamento en esta legislatura'. El sumario recoge aproximaciones de Prenafeta y Alavedra hacia Castells en primavera y verano de 2009 sobre la venta, que no se concretó por las dificultades que tuvieron para acceder a la consellera o sus cargos de confianza y persuadirlos.

A la vista de la coincidencia entre el interés de los ex altos cargos de CiU y la acción parlamentaria, la conselleria espera ahora que Artur Mas, líder de CiU, 'dé explicaciones de por qué sabían que la negociación estaba en marcha y a través de quien'.

El asunto apareció ayer en una interpelación. Clèries preguntó a Capdevila por los recortes en política social cuando quería 'comprar un edificio de 100 millones'. Según dijo, 20 habrían sido de comisiones. La consellera saltó como un resorte para preguntarle cómo conocía una información 'que sólo tenía la conselleria' y se preguntó si Clèries no se habría dejado utilizar 'para averiguar la posición' del departament.

El diputado intentó vincular a la consellera al caso Pretoria, atribuyó su conocimiento de la negociación a 'filtraciones de la conselleria' y se arrogó el logro de haber abortado la operación que perseguían sus compañeros de partido, cosa que causó hilaridad en las filas republicanas.