Público
Público

CiU y PNV exhibirán su papel de árbitros

La izquierda minoritaria asume parte de las demandas del 15-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oposición guarda con celo su estrategia en vísperas del gran debate político del curso parlamentario. CiU y PNV acaparan buena parte de la expectación de la cita del martes en el Congreso, tras rearmar la relevancia clave de sus escaños la semana pasada durante la convalidación del decreto de reforma de la negociación colectiva.

Su concurso juntos o por separado es clave para apuntalar al Ejecutivo el tiempo lo que reste de legislatura. Tras enseñar los dientes y poner a Zapatero al borde del abismo de un adelanto electoral en la votación del pasado miércoles, nacionalistas vascos y catalanes volverán a mostrar sus armas. 'O el Gobierno de Zapatero hace reformas o convoca elecciones', advirtió el portavoz catalán, Josep Antoni Duran i Lleida, horas antes de hacer tambalear al Gobierno en el Congreso. Es el remate que,señala su entorno, bien podría cerrar su intervención ante Zapatero. Como recuerda también el PNV, Duran subirá a la tribuna consciente de replicar al último discurso de Zapatero en el último debate de estas características de la legislatura.

'El próximo presidente será Mariano Rajoy o Alfredo Pérez Rubalcaba', coinciden en destacar en el Grupo Vasco. Por eso, su portavoz, Josu Erkoreka, aprovechará la cita para hacer balance. Como promete CiU también, reivindicará el papel de 'garante de la estabilidad institucional' desempeñado por su partido en los últimos años. 'La responsabilidad del PNV ha impedido que España fuera intervenida como Portugal', señala su equipo. Erkoreka quiere reivindicar esta aportación 'y subrayar lo mucho conseguido': trece transferencias, entre las que los vascos remarcan con 'carácter histórico' el paquete sociolaboral que decidió su respaldo a los Presupuestos de 2011.

IU-ICV entiende que el debate 'corre el riesgo de convertirse en el testamento político de Zapatero y en el primer mitin de la campaña de Rajoy'. 'Y no queremos que sea ni una cosa ni otra', advierte el portavoz de la federación en el Congreso, Gaspar Llamazares.

Coincidiendo con el resto de minorías de izquierda ERC o BNG la esencia reivindicativa del Movimiento 15-M estará presente en sus intervenciones. Esas demandas armarán parte de su intervención frente a un Gobierno 'plegado ante el rey mercado', como ilustra el equipo que prepara el discurso del portavoz republicano, Joan Ridao. ERC quiere recordar también el Estatut cercenado por el Tribunal Constitucional coincidiendo con el primer aniversario de la sentencia.

ERC, IU-ICV y BNG estudian presentar propuestas de resolución conjuntas para dar voz a los indignados. Mejorar la transparencia, reforzar el diálogo entre política y ciudadanía, la lucha contra la corrupción y la exigencia de una salida social a la crisis resumen parte de su argumentario.