Público
Público

Claves para entender la presidencia española de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España ejercerá la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2010, con la novedad de que será el primer mandato que coincida plenamente con el Tratado de Lisboa.

Este Tratado, que entró en vigor el pasado 1 de diciembre y sustituye al de Niza (2001), establece nuevas reglas institucionales y crea las figuras del presidente permanente del Consejo Europeo -el belga, Herman Van Rompuy- y de la Alta Representante de la Política Exterior -la británica Catherine Asthon-.

Ambos cargos serán los nuevos rostros visibles de la UE y compaginarán su tarea junto con el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su condición de presidente de turno del Consejo de la UE. Ante las novedades instauradas y la complejidad que simper entraña el conocimiento de la UE, desgranamos a continuación dos cuestiones claves para entender un poco mejor la presidencia española.

A España le corresponde presidir el Consejo de la Unión Europea, que es el principal órgano legislativo y de toma de decisiones en donde participan los Gobiernos de los Veintisiete. El Consejo de la UE, que cada seis meses preside un país, se reúne a nivel ministerial por áreas (economía, medioambiente, transporte...).

Cada Consejo de Ministros fija y coordina las políticas de sus ámbitos.

Zapatero ejerce la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea, mientras que Van Rompuy es el presidente permanente del Consejo Europeo, el órgano que reúne en las cumbres a los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la UE.

Zapatero coordinará los diferentes Consejos de Ministros -cada uno presidido por el ministro español que corresponda, salvo el de Asuntos Exteriores, que encabeza Asthon-, desarrollará el programa político del semestre y organizará las cumbres en España. Van Rompuy convocará, presidirá y dirigirá todas las cumbres y será el rostro visible y el interlocutor de la UE en el exterior, junto con Asthon.

España verá reducido su protagonismo por las nuevas normas que fija el nuevo Tratado y por las funciones de Van Rompuy y Asthon, aunque su papel será decisivo porque sentará las bases de actuación de las futuras presidencias rotatorias y dará impulso a los dos nuevos cargos.

Desde que España entró en la Comunidad Económica Europea en 1986, ha estado al frente del Consejo de la Unión Europea en cuatro ocasiones: en 1989 y 1995, con Felipe González, y en 2002, con José María Aznar coincidiendo con la puesta en circulación del euro.

El Tratado de Lisboa mantiene el sistema de presidencias rotatorias, por lo que a España le volverá a tocar en 2024, aunque la adhesión de nuevos países podría retrasar su turno.

El Gobierno se ha marcado cuatro grandes prioridades, que son la recuperación económica, la consolidación de los derechos ciudadanos, el fortalecimiento del papel de la UE en el mundo y la aplicación plena del Tratado de Lisboa.

Están programadas alrededor de 3.000 reuniones -en su mayoría en Bruselas-, de las que 350 se organizarán por toda España, entre cumbres, reuniones de ministros y altos cargos, foros sectoriales y otros actos con el sello de la presidencia española.

Destacan las cumbres UE-América Latina y de la Unión por el Mediterráneo, y la reunión entre la UE y Estados Unidos, con la presencia del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Como es habitual, los dos Consejos Europeos ordinarios serán en Bruselas.

El trío de presidencias es un método de trabajo instaurado con el Tratado de Lisboa que da continuidad a las prioridades políticas pactadas por los tres países que presidirán la UE en el plazo de un año y medio. España lo inaugura con Bélgica y Hungría.

El logotipo, con las letras 'eu', representa una bandera ondeando al viento. En su diseño es común al de Bélgica y Hungría, aunque con los colores de sus enseñas. Simboliza el espíritu y la solidaridad de la UE y el dinamismo de los tres países. La presidencia española cuenta con un lema -'Innovando Europa'- y una página web -www.eu201.es-.

El presupuesto ronda los 90 millones de euros -71 para organización de actos y logística, y 19 para seguridad-. La última presidencia española, en 2002 y con quince países, costó unos 70 millones.