Público
Público

Un coche por 13.000 pepinos

Un malagueño reúne la cantidad con la que Fiat prometía un vehículo gratis

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Hasta ahora los coches valían euros. Para comprarse uno había que pagar al contado o hacer cálculos para que alguna financiera te ayudara a costearte el automóvil. Esto es lo lógico, pero una campaña de publicidad ha cambiado los hábitos, por lo menos en el caso de Alberto Villalobos, quien con 13.000 pepinos se ha ‘comprado’ un Fiat Grande Punto.

La historia tiene contenido real y características publicitarias. La factoría italiana retó en su página web a que el primero que pudiera conseguir tal cantidad de verduras se llevaría este vehículo sin más. En principio podría parecer una locura, pero en menos de 24 horas la locura se convirtió en hechos y un malagueño llamó confirmando que tenía tan magna cifra de hortalizas.

El siguiente capítulo de este relato se escribió ayer. En un concesionario de Málaga capital, Alberto se presentó con una furgoneta cargada de pepinos. Los había adquirido en El Ejido (Almería) por el módico precio de 1.800 euros, así que ha conseguido ahorrarse 11.100 euros por un coche.


Eso sí, para esta singular colecta, este concursante no lo ha tenido nada fácil. “Al principio todos me tomaban por loco, y encima me encontré con que no estamos en la época de los pepinos”, reconoce el ganador del coche, quien tuvo que enviar una fotografía a la empresa con todas las unidades que había adquirido y que tardó dos horas en lograr, porque nadie le creía.

La recompensa le ha merecido la pena, aunque ya sabía lo que era saborear las mieles del triunfo en un concurso después de que el año pasado lograra una motocicleta completamente gratis.

Alberto Villalobos fue el primero, pero no el único. A él le siguieron hasta medio centenar de personas que aseguraban haber conseguido los pepinos o los pavos, que también servían para obtener el coche. El objetivo de la campaña publicitaria “era conectar con el público joven”, según Renato Del Bino, director de marketing de Fiat España, aunque reconoce que la respuesta ha sorprendido a los rectores de la marca, quien anunciaron este vehículo con el eslogan 50 pavos o pepinos al mes por todo un deportivo. Ahora, todos menos este malagueño tendrán que agarrarse a la otra acepción de la palabra y buscarse el préstamo que les permita comprar el Fiat Grande Punto Sport por 50 euros mensuales durante... muchos años. Hagan sus cálculos.

El problema de la originalidad en las campañas publicitarias es que, a veces, se vuelven en contra de la propia empresa. Como le ocurrió a Ryanair, que le salió el tiro por la culata. La aerolínea prometió un billete de avión gratis a todo aquel que acudiera a la Plaza de Catalunya, en Barcelona, con una pancarta en contra de  su competidora Iberia. Pero fue tal el éxito, que la compañía irlandesa no tuvo suficientes billetes para toda la gente allí congregada. Sobra decir contra quién se tornaron las protestas, en forma de boomerang. Iberia salió triunfando.

En las siguientes campañas, Ryanair fue mucho más precavida y acotó el regalo: “Las 200 primeras personas que se presenten en la Plaza de Santa Ana de Madrid vestidas con un bañador y una toalla a las 12 del mediodia de mañana, miércoles 11 de julio, serán premiados con un billete de avión para dos personas que podrán utilizar a partir de septiembre”. Ni una más.