Público
Público

"¿Dónde cojones dice que seamos vuestros esclavos?"

Los controladores se desahogan en la red ante las críticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sometidos a golpe de decreto a la jurisdicción militar, y en el punto de mira de la inmensa mayoría de la opinión pública, el colectivo de los controladores aéreos vive sus horas más bajas. Ante el mutismo de los representantes del colectivo, algunos de estos profesionales, como Cristina Antón, han recurrido a internet para defenderse de las críticas. Esta controladora registraba ayer más de 5.000 comentarios, en su mayoría críticos, al último post de su blog personal, Controladores aéreos y otras hierbas.

En el texto describe cómo los decretos del Gobierno han endurecido sus condiciones de trabajo y lamenta crudamente la poca información que tiene la sociedad sobre el desempeñode su labor. 'La mitad de los que me ponéis a caldo dormís mal dos días y estáis hechos una mierda. Yo llevo haciendo turnos sin rechistar 14 putos años, así que no me jodáis', señala la controladora, que agrega: 'Es muy fácil imaginar mi curro desde vuestros sofás, durmiendo ocho horitas cada noche. Si venís a currar conmigo a turnos un mes en una semana no podéis con vuestros huevos'.

'Para garantizar el control aéreo, se restablece la esclavitud'

Esta profesional se lamenta también del escaso número de controladores: 'No somos controladores suficientes, y es lo que hay. No damos abasto, coño. No os queréis enterar. Nos exigís currar todos los días para tener vuestros putos puentes y vuestras putas vacaciones. ¿Dónde cojones dice que seamos vuestros esclavos? ¿Por qué vosotros tenéis todos los derechos del mundo y nosotros ninguno?'.

Inés Martín Bernardo que exhíbe en su página personal de Facebook una foto de un folio donde puede leerse 'para garantizar un funcionamiento seguro, eficaz y continuo del control aéreo, se restablece la esclavitud. Ley 9/2010', ha creado en la red social la página Soy controlador aéreo y estoy orgulloso de serlo, que enlaza con la web del sindicato mayoritario de los controladores (Usca).

En ella se muestran 'hartos de que se nos satanice y culpabilice de todos los males de nuestro país. Hartos de que se conculquen nuestros derechos como trabajadores y como ciudadanos amparados por una Constitución en un Estado de derecho, y de ser el chivo expiatorio del Gobierno y, sobre todo, de Pepe (José) Blanco', el ministro de Fomento.

'¿Por qué vosotros tenéis todos los derechos y nosotros ninguno?'

'Hartos', continúa, de que se mienta sobre nuestra profesión y nuestra posición social' y de que 'se ponga en tela de juicio nuestra profesionalidad'. Por ello, añade, 'reivindicamos nuestros derechos y la necesidad imperiosa de trabajar sin más presiones que las propias de nuestro trabajo'.