Público
Público

Colectivos gays exigen a la Universidad que reabra ‘Circus Christi’

"Una institución no puede ceder a las presiones antidemocráticas, es como si el Estado cede a los chantajes de ETA", argumentan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Circus Christi tiene que reabrirse. Es lo que piden a la Universidad de Granada varios colectivos de gays, lesbianas y transexuales ante el cierre, apenas un día y medio después de su inauguración, de la exposición que muestra a un Jesucristo gay, a una Virgen prostituta y a un San José camello. Su autor, Fernando Bayona, ha sido amenazado incluso de muerte.

'No entendemos cómo una institución como la Universidad ha cedido a la presión de grupos que no respetan la libertad de expresión y que se saltan, por tanto, las reglas del juego democrático; es como si el Estado cede a los chantajes de grupos terroristas como ETA', afirma sin tapujos Mar Cambrollé, presidenta de la coordinadora Girasol, que recuerda el calendario transgresor contra la Iglesia Católica que ellos mismos elaboraron las pasadas navidades en Sevilla. 'Mira que la ciudad es muy costumbrista y muy católica, pero nosotros no tuvimos ningún problema', añade Cambrollé. Las fotos de marzo y octubre, por ejemplo, representaban el calvario de una transexual con una mujer sobre plataformas arrastrando una cruz, y una virgen llena de heridas, en referencia a la denunciada misoginia de la Iglesia.

La federación andaluza Colegas tampoco entiende el boicot. 'Nos parece fatal que retiren una exposición, la libertad de expresión es lo primero. Si vetamos el arte, la expresión artística, estamos volviendo atrás, no evolucionamos. ¿Qué hubiera pasado si hubieran vetado al Greco o Goya?', se pregunta indignado Antonio Ferre, presidente de la federación. Colegas insiste en que la Universidad tiene que dar cabida a la libertad de opiniones. 'Ése es el verdadero espíritu universitario, si no, ¿cómo va a educar, a crear? Además, no es obligatoria, a quien le moleste que no vaya a verla', zanja. 'A mí también hay cosas que me ofenden y no voy por ahí amenazando a nadie'. 

Los colectivos manifestaron su apoyo al artista, un joven de 29 años de Linares (Jaén), licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada. Las 14 fotografías de la exposición clausurada, que muestra una visión crítica, kitsch e irónica del Nuevo Testamento, fueron realizadas el pasado año durante su estancia en Milán. La muestra, que sólo pudieron visitar 38 personas, estaba programada hasta el próximo 5 de marzo. En un comunicado, la Universidad de Granada explicó que el cierre se ha debido a no 'poder garantizar la seguridad de la misma' y lamentó que se 'hayan sentido heridos los sentimientos y las convicciones de un elevado número de personas'.

La asociación Granada Laica llegó a comparar el caso con el de las caricaturas de Mahoma: 'En ambos casos las consideraciones religiosas de sus seguidores quieren imponer lo que puede verse o no. La sociedad actual es lo suficientemente adulta, libre de tutelas religiosas, para valorar las expresiones artísticas que se ofrecen', aseguraron en un comunicado.