Público
Público

Sin comer hasta el 20-N

El presidente de la Asociación Nacional de Desempleados se declara en huelga de hambre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres años en paro y una familia en la que apenas entran ingresos, pero sí facturas que no siempre pueden pagarse. Así, en el límite, vive Luis Fernández, exautónomo del castigado sector de la construcción y presidente de la Asociación Nacional de Desempleados (Adesorg), que comienza hoy una huelga de hambre que terminará el 20 de noviembre, día de las elecciones generales. Le acompaña, de momento, un miembro de Democracia Real Ya de Valencia, la plataforma ciudadana de la que Adesorg forma parte desde hace meses.

'El reflejo de mi rostro el día de las elecciones será el símbolo de que o arreglamos la democracia ya o estamos todos muertos', explicaba Luis ayer, ya en plena manifestación por el centro de Madrid. Sin embargo, las razones que le mueven son aún más numerosas, por ejemplo, la desesperación de las personas desempleadas por salir adelante: 'Iré poniendo los motivos sobre la mesa poco a poco'.

Aunque Luis anunció ayer su huelga de hambre, no será hasta hoy cuando la inicie. El presidente de Adesorg no quería interferir en las manifestaciones y asambleas que se celebraron. Su intención, como la del otro miembro de Democracia Real Ya, es permanecer en la Puerta del Sol durante los días que dure la huelga, aunque no dormirán en la plaza. 'Nos han recomendado que descansemos bien, así que tenemos pensado retirarnos a dormir a medianoche y volver a Sol temprano', cuenta. Su decisión está meditada y en absoluto responde a la improvisación. Esperan que más personas en toda España se les unan a lo largo de estas semanas.

La Asociación Nacional de Desempleados se abrió paso en 2008. Desde entonces, sus miembros han trabajado para agrupar a asociaciones más pequeñas y para hacer visible la situación de las personas desempleadas. A pesar de que no reciben subvenciones, han conseguido poner en marcha iniciativas como el teléfono de atención al desempleado, un número gratuito para ayudar y escuchar a las personas en paro y que recibió cientos de llamadas. La asociación es parte activa de Democracia Real Ya y participa en las acciones para evitar desahucios y embargos.