Público
Público

Compromís revela que el PP no pagó aún su XVI Congreso

El cónclave se celebró en Valencia hace más de tres años y costó 568.511 euros 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres años después de su celebración, el Partido Popular no ha pagado todavía el congreso en el que Mariano Rajoy fue reelegido como líder del partido tras su segunda derrota electoral. Es la denuncia que ayer formuló la coalición Compromís, que aportó dos documentos contables que prueban, afirmaron, los impagos de los conservadores.

El lugar elegido para el cónclave conservador fue Feria Valencia, la institución de la capital del Turia destinada a albergar ferias comerciales y otros eventos. En uno de los documentos aportados por Compromís se puede leer la clasificación que el departamento financiero de la institución ha hecho del partido conservador, al que engloba en el apartado de 'clientes de dudoso cobro'. El apunte está fechado en el presente ejercicio, y cifra que la deuda contraída por el PP es de 568.511,94 euros.

Los conservadores dicen que abonaron la deuda pero no muestran la factura

La coalición hizo pública también la factura en la que aparecen desglosados los gastos generados por el evento, que van desde el alquiler de salas hasta la utilización del teléfono del stand, a las tareas de limpieza, la vigilancia o el servicio médico.

Por su parte, fuentes de los conservadores valencianos afirmaron que el partido 'está al corriente de los pagos', aunque rehusaron concretar cuándo se atendieron los compromisos económicos con Feria Valencia.

La institución ferial mantuvo esta misma actitud: su portavoz aseguró que el PP había pagado el congreso, pero no quiso dar la fecha de este pago, ni mostrar las facturas que lo acreditaran. La entidad no desmintió ni confirmó la autenticidad de las facturas aportadas por la coalición denunciante.

Morera recuerda que el PP valenciano va a ser investigado por financiación ilegal

Feria Valencia se define a sí misma como una 'institución oficial con carácter de asociación de utilidad pública'. Es una entidad autónoma, pero fuertemente vinculada a las administraciones valencianas, gobernadas desde hace lustros por el Partido Popular. La cúpula de su patronato está copada por los conservadores: la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, es la presidenta; la vicepresidenta es Silvia Ordiñaga, directora general de Comercio y Consumo de la Generalitat Valenciana. El pasado mes de enero, la institución sufrió duros recortes en su plantilla a los que se vio abocada por sus dificultades económicas.

Enric Morera, portavoz de Compromís en Les Corts Valencianes, describió Feria Valencia como 'un consorcio formado por la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia, una entidad' que puede ser considerada 'pública', y pidió al Partido Popular que 'esclarezca esta situación irregular que genera muchas dudas alrededor de su gestión de las empresas y organismos públicos'.

Morera recordó que el PP valenciano está siendo investigado en el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) por presunta financiación ilegal, que habría llevado a cabo con la colaboración de los empresarios de la trama corrupta Gürtel.

En la elección de Valencia como sede del XVI Congreso Nacional del PP de 2008, el más decisivo de la carrera de Rajoy, pesó la influencia de Francisco Camps, expresidente valenciano. Él fue uno de los principales apoyos para la reelección del político gallego como presidente del PP, frente a las voces internas que pedían su relevo. Camps dimitió en julio por presunta corrupción, delito por el que es juzgado estos días en el TSJCV.