Publicado: 21.12.2011 08:50 |Actualizado: 21.12.2011 08:50

La comunidad educativa pide a Rajoy que no segregue a alumnos de 15 años

Sindicatos y expertos temen que la reducción de la ESO a tres años expulse del sistema a los estudiantes rezagados

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

18 de enero de 2010. El PP se toma en serio el pacto educativo ofrecido por el ministro socialista Ángel Gabilondo y presenta un documento de propuestas de 27 páginas. En la 13 aparece una medida clave para los conservadores: "Una Educación Secundaria Superior de tres años de duración, de 15 a 18 años con dos vías, Bachillerato y Formación Profesional". El electo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la rescató el pasado lunes como su reforma educativa estrella para las necesidades del país.

28 enero de 2010. El Ministerio de Educación presenta a las comunidades autónomas un pacto detallado en el que se incluye un nuevo curso de 4º de ESO para que el alumno con 15 años elija un camino hacia la educación postobligatoria en Bachillerato o en la Formación Profesional de Grado Medio de manera reversible. La portavoz de los conservadores en aquella ocasión, la consejera de Educación de Madrid, Lucía Figar, comenta sobre el documento: "Hay ausencias notables en el capítulo de libertad de elecciónde centro".

Maravall: "Piensan que la educación para todos hasta los 16 es un exceso"

6 de mayo de 2010. El PP da un portazo definitivo a Gabilondo y en un documento de ocho páginas retira la mano al Gobierno por "no recoger ninguna de las propuestas de fondo del PP". Los conservadores reconocieron entonces que esperarían a gobernar para volver a poner en la mesa sus propuestas como el Bachillerato de tres años. Del próximo ministro o ministra de Educación dependerá si esas ideas se imponen o se negocian.

"No sé quién será el ministro de Educación, pero encarará un problema grave, porque cuando se trata de quitar derechos en vez de recuperarlos es todo más difícil", reflexiona el exministro de Educación José María Maravall. Con los pocos detalles avanzados el lunes pasado por el PP, el diseñador de la LODE (Ley Orgánica del derecho a la Educación) cree que mantener la educación como obligatoria hasta los 16 años pero justo cuando empieza una etapa (Bachillerato) requiere un "rediseño de todos los centros difícil de aplicar".

La reforma abre la puerta a concertar con privadas el Bachillerato

A la comunidad educativa le bastó en 2010 con lo ofrecido por Gabilondo. Sindicatos, asociaciones de padres, patronal de colegios privados y gran parte de las comunidades autónomas (incluidas algunas del PP como la de Castilla y León representada por el consejero Juan José Mateos) dieron su apoyo a ese nuevo 4º de ESO orientativo y flexible. "La flexibilidad es interesante para que el alumnado no tenga que elegir de manera prematura", reflexionó sobre el 4º de ESO orientativo Juan Antonio Ojeda, secretario general de Escuelas Católicas.

Más allá fue la entonces presidenta de la patronal de colegios privados CECE, Isabel Bazo. "Los alumnos sin ganas de estudiar podrán elegir otro camino que no sea irreversible", destacó. La propuesta que ahora rescata el PP fue marginada por acabar con el décimo año de enseñanza básica que la LOGSEhabía implantado al acabar con la antigua EGB.

"Volvemos a lo que había previamente. El que vale, al Bachillerato, y el que no, a la FP con 15 años pero sin que pueda haber marcha atrás", denuncia el secretario general de la Federación de Enseñanza de UGT, Carlos López. El Bachillerato de tres años fue una reclamación que este sindicato planteó en la negociación de la LOE. Pero su opción consistía en aumentar la enseñanza preuniversitaria hasta los 19 años como ocurre en Alemania. "El tronco común de la enseñanza para todos hasta los 16 años es una conquista social irrenunciable", añade López.

"El fracaso escolar no depende de estas medidas", dice un sociólogo

El ya presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no detalló tampoco cómo reforzaría la oferta de Formación Profesional. Tan sólo aventuró un posible modelo basado en el implantado en Alemania, donde las empresas son las que llevan el peso de esta formación, la tasa de titulados en estas enseñanzas es un 100% superior a la española y el Bachillerato tiene un papel minoritario respecto a la FP.

"Recuperan la vieja crítica a la LOGSE de que, con diez cursos previos al Bachillerato, era un exceso. Antes de la LOGSE había ocho años y ahora lo quieren dejar a mitad de camino, en nueve. Ya lo intentaron al implantar la LOCE [Ley Orgánica de Calidad de la Educación] a través de itinerarios. Volvemos al que vale, a estudiar, y el que no, fuera, como cuando la educación era obligatoria hasta los 11 años y como plantea Esperanza Aguirre con el Bachillerato de Excelencia", razona el sociólogo de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, Mariano Fernández Enguita.

Rajoy presentó la reforma como una solución a las elevadas tasas de abandono escolar. Un 30% de los jóvenes españoles rechaza seguir estudiando y acuden al mundo laboral sin mayor titulación que la ESO. "El fracaso escolar [los que no acaban la ESO] no depende de medidas como esta. Según el lugar, se trata de tener más recursos educativos, de ser más flexibles e incluso de tener más tiempo", señala Fernández Enguita.

"El fracaso escolar era el mismo cuando la educación era obligatoria hasta los 11 años, a los 14 o a los 16. Con la diferencia de que se han mantenido los porcentajes con muchos más alumnos", matiza Maravall. "La intención de segregar antes a los alumnos es una reclamación muy ideológica y que viene de lejos. Es decir, ellos piensan que dar la misma educación a todos hasta los 16 años es un exceso", añade el ex minsitro.

Otra interpretación del Bachillerato de Rajoy alerta de una apertura a concertar una etapa educativa superior. El PP propone disminuir la Secundaria un año pero manteniendo la obligatoriedad de la educación hasta los 16 años. Es decir, enrola en una etapa nueva a los jóvenes de 15 años y un año después los deja marchar. "Habrá que estudiar si esa es su pretensión en un momento en que una de las dos redes, la pública, está sufriendo recortes. Tiene sentido que si la educación es universal y gratuita hasta los 16 años se concierte una etapa entera y no sólo un curso de esa nueva etapa", advierte López.

La concertación de la etapa de Bachillerato que no es obligatoria pero sí gratuita en la red pública es una vieja reclamación de las familias que llevan a sus hijos a un colegio concertado y con la llegada del Bachillerato se ven obligados a pagar la matrícula. De momento, la patronal se muestra cauta: "Es necesario incrementar la calidad de este nivel de enseñanza (...) Habrá que esperar a ver cómo se lleva a cabo esta reforma", manifestó ayer CECE.

El sindicato que más ha reclamado la ampliación del Bachillerato es el conservador de profesores ANPE. "El Bachillerato actual, que comprime 19 materias en dos años, es manifiestamente insuficiente", destacaron en un comunicado. "La estructura de la Secundaria deberá permitir que los alumnos encuentren, según sus aptitudes e intereses, una pasarela flexible hacia el primer curso del Bachillerato de tres años o hacia las enseñanzas profesionales", añaden.

ANPE destaca que la elección de los alumnos depende de sus "aptitudes". Una opinión que refuerza a los que creen que la segregación es una vuelta al pasado cuando la integración de los alumnos para el progreso de todos por igual no era una prioridad.