Publicado: 15.04.2014 19:00 |Actualizado: 15.04.2014 19:00

La Comunidad de Madrid elimina dos retenes de prevención y extinción de incendios forestales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comunidad de Madrid ha eliminado, a través de sus empresas concesionaria, INFOSA y MATINSA, dos retenes de brigadas de prevención y extinción de incendios: una en Navalcarnero y otra en Buitrago de Lozoya.

El 31 de marzo, "sin previo aviso" según la CNT, ambas empresas comunicaron a los trabajadores de las brigadas la supresión de sus puestos de trabajo. MATINSA, empresa responsable de la zona este de la comunidad, ha reubicado a los bomberos en bajas estructurales que actualmente se habían ocasionado.

Pero INFOSA, responsable de la zona oeste, puso "entre la espada y la pared" a los trabajadores ofrenciéndoles dos posibilidades: o cambiaban la conversión de sus contratos de indefinidos a fijos discontinuos (cuatro meses al año), más una indemnización por el agravio causado; o eran despedidos.  Ocho de los nueve trabajadores firmaron su cambio de contrato; el trabajador restante, que pidió más tiempo para poder tener más información, fue despedido al no firmar el cambio en el plazo de 48 horas que les dieron.

La Comunidad de Madrid niega, en una nota de prensa publicada,  la eliminación de dos brigadas forestales y afirma que sólo se trata de una reubicación de sedes.

Así, la Consejería ha explicado que las brigadas existentes son las mismas y los trabajadores que las componen también. "El único cambio que ha habido es que los brigadistas que antes iban a cambiarse de ropa, dormir y cocinar en estos dos municipios, ahora lo harán en la sede de Boadilla, que es más nueva y grande", han apuntado. 

La CNT, que agrupa a los trabajadores afectados, ha señalado que "la eliminación de estos puestos de trabajo no esconde otra cosa que el afán de lucro y el intento de recuperar los beneficios económicos perdidos por las empresas adjudicatarias al pujar por el servicio a la baja".

En el verano del año 2013 la Comunidad de Madrid sacó a concurso los servicios de prevención y extinción de incendios forestales, los cuales fueron concedidos de nuevo a las empresas que ya se encargaban: INFOSA y MATINSA. Pero en la puja por el servicio, se ofreció un presupuesto 30% más barato al supuestamente necesario. 

La comunidad que preside Ignacio González anunció la semana pasada la inversión de 900.000 euros en la compra de un hidroavión para reforzar la lucha contra los incendios forestales. El aparato permite recoger agua en ríos o pantanos sin parar el vuelo, y  tiene el doble de capacidad que los helicópteros que descargan agua.