Público
Público

Condenado a 58 años el asesino de dos gays en Vigo

El juicio se repitió después de que un jurado popular lo absolviera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Estamos ante todo un lujo de barbarie, ante una escalofriante y atroz agresión, merecedora de la máxima sanción'. Con estas palabras y una condena de 58 años de cárcel, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra cerró ayer el tortuoso y polémico proceso judicial seguido contra Jacobo Piñeiro Rial, de 32 años, acusado de asesinar en julio de 2006 en Vigo a Isaac Pérez Triviño y Julio Anderson Luciano, dos homosexuales a los que asestó 57 puñaladas y cuyos cadáveres luego quemó.

La sentencia detalla que de esos 58 años de la condena 20 años por cada una de las dos muertes y 18 por el incendio provocado en el piso de las víctimas Piñeiro sólo deberá cumplir un máximo de 25 años, y que los cuatro años que el ahora condenado permaneció en prisión preventiva por esta causa le serán descontados de los mismos. De este modo, el asesino confeso permanecerá en la cárcel un máximo de 21 años.

El tribunal justifica la alta pena en la 'escalofriante y atroz agresión'

Tanto el jurado popular que dictó el veredicto de culpabilidad como los magistrados que han redactado la sentencia han rechazado las eximentes de miedo insuperable a ser violado, legítima defensa e intoxicación por estupefacientes que argumentó durante la vista la defensa del ahora condenado. En este sentido, el fallo conocido ayer destaca el 'ánimo particularmente perverso' del crimen y 'la falta de auxilio' a las víctimas.

La sentencia considera probado que Piñeiro asesinó a los dos jóvenes, de 27 y 32 años, en su propio piso de la calle Oporto, de Vigo, al que había acudido a cenar tras dos días de fiesta. Las víctimas no tuvieron ninguna oportunidad de defenderse y murieron tras 15 minutos de agonía, según establecieron los forenses. Tras asegurarse de que estaban muertos, Piñeiro se duchó, se cambió de ropa y prendió fuego a los cuerpos de los jóvenes. Después abrió el gas para provocar un incendio y abandonó el apartamento.

Las familias de las víctimas mostraron su satisfacción por la sentencia

Tras conocerse el fallo, Marta Pérez, madre de Isaac, mostraba su satisfacción con un expresivo 'por fin'. 'Que por lo menos se pase 20 años de su vida acordándose de que mató a dos inocentes', añadió. Piñeiro tendrá que resarcirla con 400.000 euros.

El proceso judicial se ha prolongado durante más de cuatro años y ha estado plagado de errores. Piñeiro fue absuelto del doble crimen en enero de 2009, después de que un jurado popular aceptase como argumento exculpatorio el 'miedo a ser violado'. Entonces sólo se le impuso una pena de 20 años de prisión por el incendio de los cuerpos y la vivienda. La fiscalía recurrió entonces la sentencia y el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ordenó la repetición del juicio también con jurado popular. Sin embargo, dos meses antes de que se celebrara la segunda vista, el acusado salió en libertad al cumplir el plazo máximo de estancia en prisión sin condena.

El asesino, que hasta ayer estaba de libertad, ya ha ingresado en prisión

La vista, celebrada en septiembre, duró una semana, pero la tensión llegó a su punto máximo cuando el jurado tardó dos días y medio en pronunciar su veredicto. La Audiencia se retrasó otros 20 días en redactar la sentencia conocida ayer, lo que provocó las criticas de las asociaciones de homosexuales ya que durante todo este tiempo el asesino siguió en libertad.

Piñeiro, oriundo del municipio de Cangas, fue trasladado alrededor de las cuatro de la tarde de ayer en un furgón de la Guardia Civil a la prisión pontevedresa de A Lama, donde ha quedado ingresado.