Público
Público

Condenado por suplantar la identidad de otro en una web gay

Accedió a su correo y utilizó sus fotos y datos. Ha sido condenado a cuatro años de cárcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un juzgado de San Sebastián ha condenado a penas que suman cuatro años y tres meses de cárcel a un individuo que accedió a las cuentas de correo electrónico de otro hombre al que había conocido por Internet y por el que se hizo pasar para acceder a una página web de contactos homosexuales.

Según han informado fuentes judiciales, durante el juicio por estos hechos celebrado este miércoles, el acusado se conformó con la pena que solicitó el fiscal, quien le imputó un delito de intromisión en la intimidad y otro de falsedad en documento mercantil.

Los hechos se remontan al año 2005, cuando el acusado entabló relación con su víctima por medio de unas páginas de contactos personales en Internet y ambos iniciaron "una relación virtual a través de comunicaciones informáticas".

En mayo de aquel año, el procesado entró fraudulentamente en la cuenta de correo electrónico gratuito del perjudicado y envío desde ella distintos mensajes a los contactos que éste tenía en su agenda virtual.

Además, para que el agraviado supiera que estaba difundiendo de esta manera datos personales sobre él le mandó un e-mail soez, relativo a sus tendencias homosexuales, en el que también le amenazaba con desvelarlas a su compañera sentimental.

Utilizó las fotos y datos que le había mandado para acceder a páginas homosexuales

Durante los accesos "ilegítimos" a las cuentas de correo electrónico de la víctima, el imputado modificó las claves de acceso, impidiendo que el perjudicado pudiera acceder a ellas.

Entre el 28 de julio de 2005 y el 25 de enero de 2006, el encausado también utilizó los datos del perjudicado y fotografías que éste le había remitido con anterioridad "de buena voluntad" para acceder a una página de contactos homosexuales, cuyos formularios de contratación electrónica rellenó haciéndose pasar por la víctima.

Cuando el perjudicado se puso en contacto con la citada página para que retirara sus datos e imágenes del portal, el encausado volvió a utilizar una cuenta de correo de la víctima para comunicarse con el administrador de la web y pedir que reactivara el perfil que había creado fraudulentamente haciéndose pasar por el agraviado.

El acusado ha admitido ahora estos hechos, por lo que ha sido condenado a dos años y medio de cárcel y a pagar una multa de 3.240 euros por un delito de intromisión en la intimidad en concurso con trato degradante.

El imputado deberá cumplir asimismo un año y nueve meses de prisión y abonar otra multa de 2.160 euros más por un delito de falsedad en documento mercantil.