Público
Público

Condenados a cinco años de cárcel los etarras Carasatorre y Lete

El Tribunal que los ha condenado en París ha dictaminado su expulsión de Francia tras cumplir con la pena de prisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los etarras Juan Ramón Carasatorre Aldaz y José Ramón Lete Alberdi fueron condenados hoy en Francia a cinco años de cárcel por haber constituido en el aparato militar de ETA una estructura dedicada a la formación de terroristas cerca de Pau (suroeste) entre septiembre de 2000 y noviembre de 2001.

El Tribunal Correccional de París también dictaminó la expulsión definitiva de Francia al término de la pena de prisión para Carasatorre (48 años) y Lete (49 años), que cumplen otras condenas y están pendientes de ser extraditados a España.

Ninguno de los dos quiso responder a las preguntas del tribunal ni intervenir durante este juicio, el primero que se celebra en Francia contra ETA desde que la banda hiciera público el domingo que ha declarado un alto el fuego .

La condena fue inferior a los seis años que había solicitado la fiscal Fanny Bussac, que insistió en que estos dos hombres, que cuentan con un largo historial en la organización terrorista, estaban 'encargados de formar a los asesinos de ETA'.

Bussac manifestó su escepticismo sobre el anuncio de alto el fuego y desconfió de que 'sea sinónimo del fin de la violencia' ya que en el comunicado enviado a la BBC ni se anunciaba que dejara las armas ni que renunciara a la violencia.

A Carasatorre se le considera supuesto coautor de la muerte del político Gregorio Ordóñez

A la vista de lo ocurrido en las anteriores treguas y de que en los últimos meses ha seguido realizando acciones para reconstruir su estructura, como el robo de coches cerca de París en marzo, que acabó con el asesinato de un policía francés, la representante del Ministerio Público concluyó que 'hoy ETA es una organización terrorista' y recordó que 'en Francia se organizan los atentados'.

Sobre el caso de los dos etarras, la acusación señaló que ambos eran 'los ocupantes habituales de la casa' alquilada por la banda en Serre Castet, cerca de Pau, en la que al ser descubierta a comienzos de 2002 se encontró un arsenal con 430 kilos de explosivos, material para fabricar artefactos, armamento y diferente documentación.

Los peritos concluyeron, a la vista de todo ese arsenal, que procedía en parte de robos a mano armada cometidos por la banda en fábricas de explosivos en Francia (y también en instalaciones de la Gendarmería), que la casa de Serre Castet no se utilizaba como taller de fabricación de artefactos, sino como espacio 'didáctico'.

La vivienda, abandonada a finales de noviembre de 2001 después de que un gendarme resultara herido en un tiroteo con etarras en esa zona de Francia, 'no sólo se limitaba a la misión de formación' de activistas, sino también al 'almacenamiento' de 'material militar', indicó.

Bussac indicó que Carasatorre y Lete también se dedicaban a realizar pruebas con material susceptible de ser utilizado después en atentados y por tanto estaban implicados en actividades operativas.

Los dos fueron arrestados el 12 de diciembre en Auch (sur de Francia) en una operación contra el aparato militar de ETA que condujo a un juicio en febrero de 2007 ante el Tribunal de lo Criminal de París que los condenó a 13 años de prisión.

Además, Carasatorre había sido sentenciado en rebeldía en febrero de 2000 a otros tres años de cárcel. No tienen más causas pendientes en Francia.

La abogada defensora, Amaia Recarte, consideró 'incomprensible' que los hechos juzgados hoy se hubieran separado de los del proceso de 2007 teniendo en cuenta que se trataba de las mismas calificaciones penales.

Carasatorre Aldaz entró en ETA en 1979 y, según la Fiscalía, se instaló en Francia a finales de los años 90 después de haber participado en varios asesinatos. De hecho, en España se le considera, entre otros, supuesto coautor de la muerte del político Gregorio Ordóñez en San Sebastián en 1995.

Lete Alberdi, de acuerdo con la descripción de Bussac, también formaba parte en los 90 de un comando responsable de asesinatos. Se cree que participó en los contactos previos en Hendaya que sirvieron para preparar el frustrado atentado contra el Rey de España en Mallorca en 1995.